dissabte, 11 de març de 2017

La falla de San Andrés, terremoto inminente

Desde hace varios años, la falla de San Andrés, en California, ha creado bastante incertidumbre entre todos, debido a un terremoto que se espera desde hace años en esta región de EE.UU. El Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS) no deja de recibir mediciones desde este punto del país continuamente. Se estima que en esta región se producen grandes seísmos cada 100 años, y es que el último gran terremoto registrado ocurrió en 1857, con una magnitud de 7,9 grados, por esto se espera un temblor inminente. Debido a este retraso, es un misterio saber cuándo ocurrirá un terremoto de gran magnitud en la costa oeste de EE.UU, puede ser mañana o dentro de 10 años.

Según geólogos del USGS, no hay manera de solucionar este problema, y sin duda el temblor será de grandes dimensiones, ya que según las predicciones de los expertos, y guiándose por la 'memoria' de la falla, el próximo terremoto sería de una magnitud de unos 7,5 grados en la escala Richter, lo cual provocaría grandes desperfectos en las grandes ciudades de esta zona, aún siendo estas bastante modernas y eficientes en cuanto a la prevención de este tipo de desastres.






En cuanto a la magnitud de esta falla, tiene una longitud de 1300 km, haciendo un recorrido desde San Francisco hasta el Golfo de California, pasando por prácticamente toda la costa oeste de Estados Unidos. El deslizamiento de la falla es de una velocidad de unos 25 mm al año.

Esta falla, que delimita la placa norteamericana de la placa del Pacífico, es una de las más estudiadas del planeta, debido a que prácticamente todo su recorrido se encuentra sobre la superficie terrestre. Y es la parte sur, la que más preocupa, ya que, a parte de la falla de San Andrés, existen otras 300 fallas más pequeñas en esta zona, con lo cual, si la falla de San Andrés se activa junto a las otras, lo daños podrían ser aún más devastadores.



Por lo tanto, los servicios de emergencia y la población deben estar preparados y concienciados sobre lo que puede llegar a pasar, ya que no es solo cuestión de la magnitud del desastre que va a provocar el terremoto, sino de cuándo va a suceder. Por eso es imprescindible elaborar un plan de emergencia y llevar a cabo medidas de prevención para, de esta forma, minimizar los daños.



Fuentes: BBCEcoDiario