diumenge, 12 de març de 2017

Se tantea la repoblación de Fukushima 6 años después del desastre nuclear.

Tras el éxodo humano (40.000 desplazados hasta día de hoy) y el desastre natural que supuso la devastación de la central nuclear de Fukushima causado por el tsunami, el gobierno japonés plantea la idea de rehabilitar la zona alegando que ya no supone ningún riesgo para la salud humana. Sin embargo, las organizaciones  Green Peace y Human Rights Now no opinan lo mismo.
Estas afirmaciones se fundamentan en los datos recogidos  por expertos médicos nipones y organismos del Comité Científico de la ONU sobre los efectos de la radiación (UNSCEAR). Dichas estadísticas sostienen que la radiación acumulada en estas zonas es, de media, de 30 milisievets. Así pues, apoyados por la palabra del experto Yoichi Tanigawa, proponen que las zonas que estén por debajo de 20 milisievets empiecen a ser repobladas, ya que, literalmente "las mediciones sobre el terreno muestran niveles extremadamente bajos" y descartando a la misma vez todo vínculo que pudiese haber entre el aumento de cáncer de tiroides en los niños y los niveles de radiación. Aun habiendo revelado todos esos datos con toda la "legalidad" y "transparencia" necesaria, Green Peace se muestra escéptico ante tales teorías, ya que tacha estos estudios de simples conjeturas aduciendo que no se han hecho en profundidad y saltándose ciertos requisitos simplemente para defender intereses lucrativos, sin garantizar ninguna seguridad al ciudadano.