dijous, 9 de març de 2017

Preservar la esponja de cristal

Los arrecifes formados por esponjas de cristal se están salvando de la extinción, ya que han formado una área protegida cerca de la Columbia Británica. Esta área está formada por estas esponjas que son los únicos restos de una especie de más de 570 millones de años, existían antes de los dinosaurios colonizaron todo el planeta Tierra.  Los restos fosilizados de estas esponjas formaron hace millones de años unos arrecifes que formaron acantilados, pero estos desaparecieron hace 40 millones de años.
Es más, los científicos creyeron que esta especia estaba extinta, pero en 1987 unos científicos que estaban investigando por la zona en la que se ha formado esta reserva, descubrieron este ecosistema y desde entonces se han descubierto este tipo de ecosistemas (pero en menor medida) en diferentes lugares del mundo.
Hoy en día existen dos arrecifes de estas esponjas de más de 9.000 años de edad y se encuentran a mucha profundidad bajo del mar (200m) y están formados por tres especies distintas como la Heterochone Calyx, la Aphrocallistes Vastus y la Ferrea Occa. También tienen una función en el ecosistema, ya que albergan especies animales que para ellos los arrecifes son sus vidas, ya que son lugares de desove y vida en general.
Uno de los científicos afirma que ofrecer una protección a estos arrecifes, proporcionará beneficios a largo plazo, pero preservar esta especie es muy difícil, ya que este tipo de esponjas son muy frágiles. Por esta razón en la zona protegida no se podrá pescar en un perímetro de 200 metros alrededor de estos corales, porque la pesque puede lesionar a los corales.
Resultado de imagen de esponja de cristal
En mi opinión es muy importante poder mantener esta especie, ya no sólo por la importancia de mantener una especie que ayuda a otras especies marinas y a aumentar la biodiversidad, sino por la importancia educativa que mostramos a la sociedad de que no podemos destruir todo lo que nos plazca.

Para ver la fuente de la noticia pulsa aquí.