dissabte, 21 de maig de 2011

¿ES POSIBLE SELLAR LAS GRIETAS DE HORMIGÓN POR MEDIO DE UN TIPO DE BACTERIAS?

Pues sí es posible ya que un grupo de investigadores de Newcastle (Reino Unido), ha descubierto que una bacteria es capaz de hacer esta proeza por medio de un "pegamento" especial.

Hay que tener en cuenta que esta bacteria esta genéticamente modificada para penetrar dentro de estas grietas y una vez dentro produce una mezcla de carbonato de calcio y pegamento bacteriano que se combina con las células bacterianas filamentosas para reparar las grietas, lo más espectacular es que, bien es sabido, que la dureza del hormigón es muy elevada, pues estas bacterias mediante este método son capaces de igualar o incluso superar la dureza de este material.




Un dato curioso acerca de esta bacteria es que sustituye la toxicidad del hormigón, ya que la formación del hormigón se responsabiliza del 5% del CO2 que se lanza anualmente al exterior y esta bacteria lo neutraliza por completo, por lo que resulta mucho más beneficiosa para nuestro ecosistema y medio ambiente.

Por otra parte, la bacteria no es peligrosa para el ser humano ni para el medio ambiente, ya que las esporas del microorganismo sólo empiezan a germinar cuando entran en contacto con el hormigón, activadas por el pH, específico del material, y tienen incorporado un gen de autodestrucción, lo que quiere decir que no podrían sobrevivir fuera del hormigón.


Cuando las bacterias han germinado y se han deslizado hasta la superficie agrietada, se produce una aglomeración tal que activa el proceso de reparación del hormigón. En este proceso participan tres tipos de bacterias: las que producen cristales de carbonato cálcico, las que actúan como fibras para unir las grietas formadas y las que actúan como agente adhesivo de las nuevas piezas formadas.

1 comentari:

Rafa Mollà ha dit...

Notícia molt interessant on es veu més l'aplicació de l'enginyeria genètica.
En aquest altre enllaç podem vore un esquema interessant
http://blog.construnario.com/2010/11/bacillafilla-la-bacteria-que-puede-sustituir-al-cemento/