dissabte, 21 de maig de 2011

Una técnica consigue evitar el rechazo de transplante

He podido leer en esta noticia que los receptores de órganos trasplantados en España tienen que tomar fármacos inmunosupresores al largo de su vida. Esto como sabréis es debido a que el organismo está programado para rechazar cualquier objeto extraño y el órgano de otra persona lo es. Sin embargo gracias a los fármacos se reducen casi por completo las defensas del organismo y así el trasplante es aceptado pero por contra la persona es mas propensa a coger enfermedades o infecciones. Además estos fármacos no evitan el rechazo siempre y muchas veces suele pasar que al pasar unos años el sistema inmunitario vuelve a luchar contra el órgano trasplantado y que se tenga que volver a operar. Pero esto puede cambiar ya que se han publicado tres procedimiento probados en ratones que consisten en modificar células del propio sistema inmunológico. Los tres procedimientos trabajan sobre los linfocitos T reguladores, que inhiben la respuesta inmune. Lo que se ha conseguido en estos procedimientos ha sido seleccionar los linfocitos T reguladores que reconocen un tejido específicamente y los han modificado para tolerar el tejido sin afectar a las otras defensas. Estos se expanden en laboratorio y después se vuelven a inyectar. En unos de los experimentos se reinyectaron linfocitos T reguladores específicos y no específicos. Los específicos fueron más potentes en proteger a los injertos de piel del sistema inmunológico. Aunque de momento solo se ha realizado en ratones a todos nos abre una esperanza de que posiblemente se pueda realizar en humanos y así acabar con los segundos trasplantes.

1 comentari:

Rafa Dep.BioGeo ha dit...

Un post molt adequat al tema que hem acabat de donar i que ens pot servir per a comprendre millor el problema dels trasplantaments