dimecres, 4 de maig de 2011

Un cerebro justo.


Ojeando la prensa he podido leer una noticia que me ha parecido de lo más peculiar la edición digital del Europa Press. Y es que, según un estudio de del Instituto Karolinska y la Escuela de Económicas de Estocolmo (Suecia), el cerebro podría presentar mecanismos integrados que reaccionarían antes personas que rechazarían compartir alguna cosa.


Parece ser que durante un juego de justicia monetaria se midieron las actividades cerebrales de los jugadores dando como resultado que cuando se realizaban sugerencias injustas sobre como repartir el dinero, el cerebro reaccionaba automáticamente castigando al ser injusto, incluso aunque esto supusiese pérdidas para nosotros. Parece ser que esta respuesta se la debemos a una parte del cerebro denominada amígdala. Otras investigaciones apuntan a la zona de a corteza prefrontal y a la ínsula como las encargadas de llevar a cabo la toma de decisiones financieras, aunque las decisiones rápidas las produce la ya nombrada amígdala.

Lo curioso es, que la amígdala es una parte del cerebro evolutivamente muy antigua que controla sentimientos de ira y miedo. Podemos presentir, pues, que estos sentimientos estarán unidos a lo que experimentamos antes la injusticia. Por tanto, la amígdala es la causante de nuestra reacción brusca y resentida contra aquel que nos intenta engañar.

Esta me ha parecido una noticia muy curiosa y por eso he querido compartirla con vosotros. Y, aunque no parezca tener una gran utilidad práctica, ir descubriendo poco a poco el cerebro y todos sus entresijos nos ayudará, en conjunto, a entendernos mejor a nosotros mismos.
Aquí os dejo un video de la amígdala, para que podáis ampliar la información.

2 comentaris:

nchillidaz ha dit...

La ciencia una vez más nos acerca a temas que han estado en cuestión desde la antigua Grecia. ¿Qué dirían ante esta notícia los antiguos filósofos que buscaban la naturaleza de la razón? Posiblemente descubrirían que un conjunto de reacciones químicas naturales nos mueven. Los hilos de los sentimientos movidos por la ciencia, dejando de lado creencias anteriores. Supongo que de seguir el estudio sobre la evolución del cerebro humano descubriremos mucho del hombre en si. Y así también de aquellos antecesores que hace millones de años ya debieron discutir sus bienes y la división de ellos.
La ciencia... siempre gana.

Rafa Dep.BioGeo ha dit...

Molt bon post.
Imaginem per un moment que ens vagen posant sense saber-ho un medicament del tipus utilitzat a l'experiment (tranquilitzant antiansietat oxazepam).--> podrien aconseguir de nosaltres una major acceptació de situacions injustes, i d'aquesta forma manipular-nos , no?