diumenge, 1 de desembre de 2013

No se debe freir demasiado las patatas

La Agencia Estadounidense del Medicamento (FDA) recomienda a los consumidores no freír en exceso o asar demasiado alimentos tales como las patatas, alegando que podría contener una sustancia química vinculada con un mayor riesgo de cáncer en animales.
El motivo de la advertencia es la acrilamida, un compuesto químico que puede formarse en algunos alimentos, principalmente en los de origen vegetal durante los procesos de cocinado a altas temperaturas. Entre estos, se encuentran las patatas, los cereales, el café, las galletas saladas, el pan, los frutos secos, etc. Según la Asociación Nacional de Productores de Alimentos de EEUU  la acrilamida está presente en el 40% de la dieta que se consume en EEUU.
Se conocía su uso en los plásticos y otros productos industriales pero no se descubrió su presencia en la alimentación hasta el año 2002. En los estudios realizados en animales, se ha observado que la exposición a altos niveles de acrilamida causa más casos de cáncer. Esto lleva a que la OMS piense en sus posibles efectos sobre los humanos.
La FDA propone algunas medidas para ayudar a reducir la cantidad de este químico en la alimentación. Por ejemplo, para freir patatas congeladas, se debe seguir las recomendaciones del fabricante, en cuanto a tiempo y temperatura, y evitar cocinarlas de más, hacerlas extra crujientes o quemarlas. Además, que para evitar altas concentraciones de acrilamida, lo mejor es cocinar las patatas hasta que adquieran un color amarillo dorado, no marrón oscuro. Las partes marrones tienden a contener más acrilamida.