diumenge, 15 de novembre de 2015

Espectáculos de danza y música para mejorar la salud física y emocional


Científicos de la Universidad de Granada, en colaboración con la compañía de circo contemporáneo Zen del Sur (investigadores españoles), han estudiado por primera vez (desde un punto de vista científico) cuál es el impacto emocional y fisiológico que ejercen sobre los espectadores las artes escénicas. Los resultados, subrayan que las emociones y sensaciones más experimentadas y anotadas por los participantes tras finalizar la actuación fueron: alegría, tranquilidadrelajación y motivación.

Los autores de este trabajo (investigadores de la Universidad de Granada), Belén Rueda Villén y Carlos López Aragón, diseñaron un programa de intervención consistente en la observación de un espectáculo de danza-circo con música en directo.


En un estudio piloto, han demostrado que asistir con frecuencia a espectáculos artísticos puede mejorar la calidad de vida y la salud de los pacientes. Las artes escénicas pueden ayudar a prevenir enfermedades cardiovasculares y emocionales.
Introducir las artes escénicas como un hábito de vida puede ser muy beneficioso para la salud, ya que desarrolla las habilidades comunicativas a través del uso del lenguaje corporal y sus recursos expresivos.

Para llevar a cabo este trabajo, los científicos realizaron un experimento con alumnos de Ciencias de la Actividad Física y el Deporte de la UGR, que asistieron como espectadores a varias representaciones de música y danza a cargo de la compañía Zen del Sur, pionera en España por aunar arte y ciencia.
A los participantes se les registró la frecuencia cardíaca mediante pulsómetros, y se les hicieron una serie de preguntas para medir su estado de ánimo. Los resultados muestran diferencias significativas sobre la autoestima y sobre el factor tensión y fatiga del Perfil de Estados de Ánimo de los participantes.

Aunque advierten de que hay que seguir profundizando en la investigación con estudios adicionales, los expertos destacan la necesidad de que el espectador sea un elemento activo de la representación, ya que las artes escénicas pueden ser una estupenda herramienta para generar hábitos de vida saludables en las personas.

Fuente de la noticia aquí.