divendres, 2 de març de 2012

Capacidad invasiva de las plantas.

Los investigadores del Museo Nacional de Ciencias Naturales y la Universidad de Alcalá ha investigado la capacidad de los organismos por modoficar su apariencia en respuesta del ambiente, es decir la plasticidad fenotípica en la capacidad invasiva de las plantas.
En la investigación se han comparado tanto los rasgos morfológicos como los fisiológicos a diferentes exposiciones a la luz y a los nutrientes comparando la reacción entre 20 plantas invasoras y 20 plantas nativas de ambiente mediterráneo. Entre las plantas que han sido seleccionadas existe una gran variedad de formas de crecimiento, van desde los arbustos a los árboles.
Las conclusiones a las cuales se ha llegado es que en general las especies invasoras capturan más carbono y su rendimiento fotosintético es mayor en determinados valores de intensidad lumínica. En canvio, la plasticidad fenotípica, por sorpresa no es mayor en las plantas invasoras.
El objetivo era analizar el rendimiento de las especies que coexisten en ambientes heterogéneos y fluctuantes. Los rasgos fenotípicos pueden no ser visibles debido a que pueden afectar a características de su morfología, desarrollo, fisiología o comportamiento. Es aquí donde entra la capacidad de las especies invasores para conquistar muchos medios. La plasticidad fenotípica permite la diferenciación en los organismos para adaptarse a las diversas circunstancias favoreciendo su evolución y la formación de nuevas especies.
Así pues, con esta investigación las plantas se rigen por unas condiciones específicas, hay algunas que son capaces de adaptar-se a otro tipo de ambiente mientras que otras no pueden soportar este cambio. Esto es debido a que el proceso de la fotosíntesis en ciertas condiciones no les resulta beneficioso ya que los factores que modifican este proceso son la temperatura, la luz, la humedad y las concentraciones de oxigeno y dióxido de carbono, todas las condiciones que van ligadas con el ambiente.