dissabte, 8 de novembre de 2014

El parásito T. Gondii y su relación con la esquizofrenia

Hay gran cantidad de factores, genéticos o ambientales que pueden hacer aumentar el riesgo de sufrir esquizofrenia, entre ellos el antepasados con esquizofrenia u otro podría ser por la infección por Toxoplasma gondii, un parásito transmitido por carne poco cocinada o por heces de gato.

En la Escuela de Medicina Veterinaria de la Universidad de Pensilvania, en Estados Unidos, se han estudiado métodos de modelado epidemiológico para determinar la proporción de casos de esquizofrenia que podrían ser atribuidos a infecciones por T. gondii dirigido por Gary Smith, profesor de biología de la población y epidemiología, se ha contemplado que una quinta parte de ellos podría haber tenido consecuencia por la actividad del parásito. Según Smith, esta infección es muy común, por lo tanto, aunque solo una pequeña parte de la población sufra los efectos del parásito, se trata de un problema que afectaría sobre un porcentaje de la población importante. De hecho, una quinta parte de la población de Estados Unidos sufre la infección de este parásito, aunque la gran mayoría lo desconoce pero hay un determinado grupo de gente que deberían tener muy en cuenta lo que esta infección podría significar. Por ejemplo, las personas con SIDA o alguna otra enfermedad la cual debilite el sistema inmunitario son mucho mas propensos a sufrir otro tipo de consecuencia de este parásito mucho más grave que la esquizofrenia conocida como encefalitis toxoplásmica, que puede ser mortal.
Así mismo también una mujer que es infectada por primera vez durante el embarazo corre el riesgo de que su feto muera o sufra problemas severos de desarollo.

Aunque durante largo tiempo  la comunidad médica ha creído que las personas más sanas no sufren ningún tipo de efecto producidos por la infección de T. gondii,  nuevos estudios han hallados preocupantes pruebas de impactos severos, incluyendo una asociación con la esquizofrenia, porque el parásito ha sido encontrado tanto en el cerebro como en los músculos. Otros trabajos han demostrado que se puede detener la reproducción del parásito mediante medicamentos antipsicóticos. Y por último, hay otros estudios de laboratorio y de campo hechos en ratones, ratas y personas han demostrado que pueden desencadenarse cambios en el comportamiento y la personalidad mediante la infección con T. gondii.

Smith también ha comprobado que en ciertos países el predominio de la infección por T. gondii es mucho mayor que en Estados Unidos, y que esos países tienen asimismo una incidencia mayor de esquizofrenia.

Para más información consultar en: http://noticiasdelaciencia.com/not/11865/-una-conexion-entre-la-esquizofrenia-y-cierto-parasito-/