dissabte, 8 de novembre de 2014

Malaria y Dengue

Una de las fases esenciales del ciclo biológico del parásito de la malaria, o paludismo,  tiene lugar en el estómago de estos mosquitos.
Cuando el parásito se encuentra dentro de los mosquitos, libera cientos de células parecidas a gusanos que más tarde, el mosquito transmitirá con su picadura al cuerpo humano. 

En numerosas investigaciones han encontrado una manera para que los mosquitos no favorezcan en su interior este patógeno. Han introducido en los intestinos de algunos insectos microbios que acaban con los invasores antes de que produzcan la enfermedad.
Igual que los humanos y muchos animales, los mosquitos alojan en sus cuerpos muchos microorganismo, que constituyen una comunidad propia, denominada microbioma.
El científico de la Universidad Johns Hopkins en Baltimore, Maryland, José Luis Ramírez y sus colaboradores hallaron entre ellos Cromobacterium sp., una bacteria la cual sus parientes cercanos producen unos antibióticos potentes, y pensaron si la que hallaron en el mosquito tendría la misma función.

· Un microbio frente a los patógenos

El equipo de científicos cultivó la bacteria en una solución con azúcar y sangre, y proporcionaron uno u otro preparado al mosquito Anopheles gambiae y Aedes aegyptimás conocidos como el mosquito de la malaria y el dengue. Como todos esperaban se reprodujo con muchísima rapidez en el intestino de estos insectos y disminuyó su esperanza de vida en larvas y en insectos ya adultos.



A continuación, los mosquitos alimentados de esta bacteria recibieron sangre con el virus del dengue, un parásito unicelular que causa la malaria más mortal. Estos científicos examinaron que los insectos eran mucho menos vulnerables a la infección por uno u otro patógeno.

Esto es una buena noticia, ya que si en el mosquito no se hallan estos gérmenes causantes de las enfermedades, tampoco se podrán transmitir a los humanos, volviendo a estas enfermedades menos mortales que hasta el momento.

Sin embargo, el equipo expuso el parásito de la malaria y el virus del dengue a cultivos de Chromobacterium obtenidos en el laboratorio y pudieron comprobar que la bacteria impedía el crecimiento de los dos patógenos.
Demostraron que Chromobacterium adquieren una actividad contra los patógenos independientemente del mosquito. Y sugieren que la bacteria tal vez produce metabolitos que podrían aprovecharse para prevenir la transmisión de las enfermedades y/o para el tratamiento de la infección.


Para más información sobre la enfermedad pincha aquí 

Fuente de información: Investigación y Ciencia