dilluns, 5 d’abril de 2021

Cómo funcionan las vacunas de ARN

 

    Debido al SARS-CoV-2, popularmente conocido como coronavirus, científicos de todo el mundo se han tenido que reinventar y trabajar conjuntamente por tal de encontrar una cura; entre otras, la vacuna de ARN. Estas vacunas conseguirán una respuesta inmunitaria al virus aprovechando la proteína producida por parte del genoma del virus que el mismo ARN de la vacuna contiene.

Pero, antes de todo; ¿Qué es el ARNm?


Esta molécula tiene la función de transportar la información genética encontrada en el ADN del núcleo de la célula hasta el exterior donde los ribosomas la lean  y la transformen en una secuencia de aminoácidos para forman las proteínas. Importante destacar que el ARNm no puede copiarse ni volver a reinsertarse en el ADN.

Miles de moléculas de ARNm son producidas cada día por las células. Estas, maduran en el núcleo, aunque no tradan en salir de él, es ahí cuando se van produciendo las proteínas hasta que se degradan y desaparecen.

También los virus siguen este mecanismo de producción de proteínas para formar su estructura. Aunque solo en los retrovirus, el ARNm puede insertarse en el ADN de las células a las que infecta. Esto se debe a la presencia de la transcriptasa inversa, una enzima que convierte el ARN en ADN. Además de otra enzima que hace posible la inserción del ADN viral en el ADN humano. Sin estas enzimas, resultaría imposible llevar a cabo estas transformaciones.

En lo que respecta a las vacunas de ARNm, estas contienen el ARNm de una parte del genoma del virus, el cual producirá la proteína contra la que se quiere conseguir la respuesta inmunitaria. Dicho ARNm, es introducido en una estructura parecida a la de la membrana de las células y, a continuación, se introduce dentro del músculo, donde se empezará a producir la proteína del virus. Estas células se comportarán como si estuviesen infectadas, produciendo la misma proteína que el virus produciría en su interior. Provocando así, una reacción por parte del sistema inmune. 


Estas vacunas, por tanto son capaces de activar todo el sistema inmunitario sin llegar a sufrir la infección por el virus. En el caso del  SARS-CoV-2, la proteína que interviene es la Spike (S) del virus, la cual se engancha a las células para infectarlas. Los lifocitos B reconocen esa proteína como agena al cuerpo y producen los anticuerpos. La respuesta inmune también está regulada por los linfocitos T ayudantes (Th).

Añadido a la gran efectividad demostrada de estas vacunas, se cuenta con la facilidad de fabrición que suponen. Ya que, con saber la secuencia del genoma del organismo es suficiente para producir el ARNm de la estructura contra la que se quiere que el sistema inmunitario se active. En caso de que este organismo mute, el ARNm se puede modificar fácilmente. Las vacunas basadas en adenovirus, en cambio, necesitan la inserción de parte del genoma del virus en el genoma de otro y el cultivo de estos virus en biorreactores. Siendo este un proceso mucho más complejo. Finalmente, las basadas en proteínas no activan a los linfocitos Tc como es natural.

Junto a las ventajas antes mencionadas, cabe destacar la gran eficacia que este tipo de vacuna ofrece a la población más mayor, ya que al no estar expuestos al virus como tal, garantiza una mayor efectividad y protección a toda la población de riesgo con un sistema inmune más debilitado. Sin duda, esto podría ser el comienzo de un nuevo tipo de vacuna aplicable a muchas de las otras enfermedades infecciosas.



Este post lo he escrito a partir de un artículo publicado en el ABC. La noticia completa la podéis leer aquí. Las imágenes las he sacado de aquí y de aquí.

El contenido de la noticia está relacionado con el bloque de inmunología de biología de 2º de bachillerato.


2 comentaris:

A P R ha dit...

Le siguiente noticia me ha parecido muy interesante y completa, ya que específica muy bien la función del ARN, y luego continúa hablando de la importancia de las vacunas con el.

Significa un gran avance científico ya que gracias a estas vacunas podemos protegernos de enfermedades infecciosas, así como actualmente esta pasando con el COVID-19.

És posible que la tecnología de vacunas de ARNm nos permita en un futuro lograr la protección para diferentes enfermedades y de esta manera reducir la cantidad de inyecciones necesarias para protegerse contra enfermedades comunes prevenibles con vacunas.

Por otro lado las vacunas de ARNm sirve para investigaciones sobre el cáncer para desencadenar la respuesta del sistema inmunitario a ciertas células cancerosas específicas, os dejo un enlace a una noticia en relación con este tema: https://www.redaccionmedica.com/secciones/sanidad-hoy/vacuna-arnm-covid-cancer-evitar-metastasis-2000

V A C ha dit...

Realmente, me ha parecido un artículo muy bien explicado, redactado y he podido llegar a entender y comprender en que consisten estas vacunas.
Me parece un gran avance de la ciencia y en particular, ahora, con el covid-19 y después de que una reducida pero importante población no se haya querido vacunar por los efectos adversos ya que a fin de cuentas, el virus era introducido en tu cuerpo. Ahora, de esta forma, es mucho más seguro y tal y como se ha dicho, mantener l seguridad de los más mayores a la vez que se les aísla del peligro. También, en lo que se refiere a las mutaciones, este tipo de vacunas presenta grandes ventajas y facilidades.
Me he informado y por lo que tengo entendido, las vacunas Pfizer y moderna que han sido administradas son de ARN mensajero, en este enlace se explica un poco más acerca de ellas https://espanol.cdc.gov/coronavirus/2019-ncov/vaccines/different-vaccines/mrna.html