dilluns, 28 de desembre de 2020

NUEVA TERAPIA PARA EL CÁNCER COLORRECTAL METASTÁTICO

Se ha hallado una terapia triple para combatir el cáncer colorrectal metastático con una mutación en el gen BRAF. Se trata de una combinación de irinotecán, cetuximab y vemurafenib, que ha demostrado ser capaz de controlar el cáncer.

Este cáncer colorrectal se produce cuando los tumores se extienden por otras partes del cuerpo, e incluyen la mutación V600E en el gen BRAF. Esta mutación se produce en el 10% de los cánceres colorrectales metastásicos y rara vez responden al tratamiento.


El grupo de Kopetz demostró con el ensayo BEACON, donde evaluaron a 106 pacientes con este cáncer, que el empleo de esta terapia triple lograba reducir significativamente los tumores y que los pacientes vivieran más tiempo en comparación con los que recibieron el tratamiento estándar.

Esta imagen ha sido extraída de aquí.
La terapia triple funciona de manera que el irinotecán mata las células cancerosas, el cetuximab bloquea el crecimiento del cáncer al inhibir la acción de una proteína llamada receptor del factor de crecimiento epidérmico (EGFR) y el vemurafenib ataca la proteína BRAF directamente, lo que ralentiza más el crecimiento del tumor.

Otro hallazgo sorprendente del estudio es una disminución del 87% en el ADN tumoral circulante (ctDNA) de la frecuencia de alelos de la variante BRAFV600E en pacientes que recibieron los tres fármacos. Lo que ha llevado a afirmar que medir la presencia de ctDNA puede ser una forma efectiva de medir la respuesta a corto plazo al tratamiento. 

Esta gran noticia nos muestra un gran avance en la batalla contra el cáncer, una enfermedad que se lleva miles de vidas cada año. Por eso todos los nuevos estudios que se hagan pueden suponer un enorme cambio en nuestra sanidad. 

La noticia ha sido publicada el 23 de diciembre de 2020 en el periódico ABC. Para ver la noticia completa pincha aquí. El video ha sido extraído de aquí.

dissabte, 26 de desembre de 2020

¿Solo son necesarias las mascarillas?

Muchas personas piensan que el simple hecho de usar una mascarilla es suficiente para estar protegido frente al SARS-CoV-2 y, por ese motivo, no guardan la distancia necesaria. Sin embargo, llevar mascarilla puede no ser efectivo para prevenir la propagación de la covid-19.


Los autores de un estudio que aparece en Physics of Fluids probaron como cinco tipos diferentes de materiales de mascarilla impactaban en la propagación de las gotas que transportan el coronavirus cuando tosemos o estornudamos.

Cada material probado redujo de una manera notable la cantidad de gotas que se esparcieron. Pero sin embargo, a distancias de menos de 6 pies (unos 2 metros), un número suficiente de gotas eran capaces de atravesar varios de los materiales como para infectar a una persona.

«Llevar puesta la mascarilla ayuda, pero sin distanciamiento, existe la posibilidad de propagar o contraer el virus», afirma Krishna Kota, de la Universidad Estatal de Nuevo México y uno de los autores del artículo.

Los investigadores construyeron una máquina que usa un generador de aire para imitar la tos y los estornudos humanos. El generador se utilizó para insuflar pequeñas partículas líquidas, como las gotitas en el aire de los estornudos y la tos, a través de láminas láser en un tubo cuadrado hermético con una cámara. Bloquearon el flujo de las gotas en el tubo con cinco tipos diferentes de materiales de mascarilla.

El dispositivo utilizado por los investigadores para estudiar cómo las máscaras bloquean las gotitas respiratorias simuladas que transportan el virus covid-19.

Todas las mascarillas detuvieron la gran mayoría de las gotas, en mayor o menor medida. Por ejemplo, la de tela regular permitió que pasaran aproximadamente el 3,6% de las gotas, mientras que la FFP2 detuvo el 100% de las gotas.

Sin embargo, a una distancia de menos de 6 pies, incluso esos pequeños porcentajes de gotas pueden ser suficientes para contagiar, especialmente si una persona con covid-19 estornuda o tose varias veces.

Un solo estornudo puede transportar hasta 200 millones de pequeñas partículas de virus, dependiendo de la gravedad del portador. Además, el estudio tampoco tuvo en cuenta las posibles fugas de las mascarillas, ya sea porque se usaran de manera correcta o no. 



Esta noticia está relacionada con hechos de actualidad, como es el covid-19. Afecta a toda la sociedad y por ello, es muy recomendable seguir las instrucciones y los deberes que cada uno tenemos como ciudadanos. Solo así conseguiremos frenar la pandemia que está vigente en nuestras vidas.
Ha sido publicada el 26 de diciembre de 2020.
Para leer la notícia actual clique aquí. Las imágenes han sido extraídas de aquí, aquí y aquí. Y el vídeo, de aquí.

dilluns, 21 de desembre de 2020

Las células cancerosas y la escasez para evitar a los linfocitos

El pasado 16 de diciembre, investigadores del Weizmann Institute of Science, del Instituto Oncológico de los Países Bajos en Ámsterdam y de la Universidad de Oslo, en Noruega, publicaron un estudio que muestra como las células que producen el cáncer de piel o melanoma utilizan un mecanismo que, al privarse de nutrientes a sí mismas, consiguen pasar inadvertidas para el sistema inmune y continuar con el crecimiento del tumor.

Enfermedades como el melanoma son tratadas en la actualidad facilitando a los linfocitos T (células del sistema inmunitario que generan una respuesta específica) el camino hacia las zonas donde el tumor tiene más actividad. Durante la investigación de este tipo de cáncer, se utilizó una enzima, la IDO1, que tiene la capacidad de bloquear la producción de triptófano (un aminoácido necesario para la traducción de proteínas) y, por lo tanto, también debería de paralizar el crecimiento de las mismas células cancerosas.

linfocito T
Sin embargo, a pesar de la falta de triptófano, los investigadores observaron que las regiones tumorales continúan con la traducción de las cadenas de ARNm y la síntesis de proteínas. Omiten el aminoácido que falta y pasan a leer el siguiente (frameshifting en inglés). Al cambiar el orden de los codones de la cadena, la proteína resultante es completamente diferente a la original o presenta mutaciones. Una vez formada esta nueva proteína anómala, es secretada al exterior de la célula, impidiendo a las células inmunitarias realizar correctamente su función.


Este pequeño fenómeno que da lugar a proteínas completamente diferentes a las originalmente transcritas se ha observado en virus y bacterias, pero nunca antes en células humanas. Por este motivo, el hallazgo podría extrapolarse al estudio de otros tumores y avanzar en la investigación oncológica.   



Esta noticia está relacionada con el temario de Biología de 2º de Bachillerato, en concreto con el apartado del sistema inmunitario y los procesos de transcripción y traducción del ARN. La información ha sido extraída de ScienceDaily , en una publicación del 21/12/20.