dimecres, 29 de maig de 2019

Un grupo de investigadores restauran algunas funciones en el cerebro de un cerdo horas después de la muerte

Unos científicos de la Universidad de Yale han podido restaurar la circulación y la actividad celular en el cerebro de un cerdo cuatro horas después de que este muriera.
Para llevar acabo esto lo que hicieron fue; aislaron el cerebro de un cerdo que acababa de morir, lo estuvieron observando y vieron las funciones básicas donde pensaban que este cesaba los flujos de oxigeno y sangre.
Nenad Sestan dice que el cerebro intacto de un mamífero grande conserva una capacidad previamente subestimada para el restablecimiento de la circulación y ciertas actividades celulares y moleculares varias horas después del paro circulatorio.
Tras muchas investigaciones se dieron cuenta de que el cerebro tratado no tenia señales eléctricas entonces lo definieron como un cerebro que carece de vida pero es activo celularmente.
La muerte de las células que contiene el cerebro generalmente es un proceso rápido.
Cortando el oxigeno y sangre, la actividad eléctrica del cerebro desparece en segundos, las reservas de energía en minutos pero se produce una cascada de lesiones y moléculas de muerte que se activan y conducen a una degeneración generalizada.
Los cientificos de Sestan  observan que las muestras de tejido con las que trabajaban mostraban signos de viabilidad celular de manera rutinaria, incluso cuando se recogió el tejido varias horas después de la muerte. Cuatro horas después de la muerte del cerdo, conectaron la vasculatura del cerebro para hacer circular una solución que desarrollaron para preservar el tejido cerebral, utilizando un sistema que se llama BrainEx, encontraron que las células neuronales se preservaban y que se restauraba las células neuronales, gliales y vasculares.
Este sistema puede ayudar a resolver la investigación rigurosa de temas como raíces de los trastornos cerebrales y la conectividad neuronal.
Hoy en día los investigadores han sido capaces de estudiar e investigar el cerebro grande en tres dimensiones esto hace que en un futuro, porque aun no se ha puesto a prueba en una clínica podrían ayudar a los médicos a encontrar formas de ayudar a salvar la función cerebral en pacientes con accidente cerebrovascular o encontrar nuevas terapias después de una lesión
No esta claro si esto serviría en un cerebro humano recientemente fallecido, ya que carece de muchos componentes que se encuentran de forma nativa en la sangre como el sistema inmunologico y otras células sanguíneas. Sin embargo cualquier estudio que contenga tejido humano o reactive la actividad eléctrica global en tejido animal debe realizarse bajo una supervisión étnica pero la restauración de la conciencia no es lo que estos están investigando.
Todos los experimentos que tengan algo que ver con la revitalización de la actividad global no podrán avanzar estándares éticos claros y mecanismos de supervisión institucional, por lo tanto trabajaran para navegar de manera inteligente sobre cualquier problema ético potencial que se puedan encontrar mientras abren nuevas fronteras en la ciencia del cerebro.
la información de esta noticia ha sido encontrada aquí