dilluns, 27 d’octubre de 2014

Un material capaz de camuflarse

Un equipo de investigadores del Instituto Tecnológico de Massachussetts ha conseguido crear un material sintético que imita el mimetismo natural en el mundo animal, creando una gran semejanza con las cualidades que poseen algunos cefalópodos como los pulpos o las sepias y que puede cambiar su color y textura mediante control remoto.

Se trata principalmente de un elastómero electroactivo, material elástico y con la capacidad de volver a su estado natural. Por ello sería fácil adaptarlo para su fabricación en cadena, lo cual supondría grandes ventajas ya que no son materiales difíciles de conseguir y resulta más económico que otros componentes empleados en proyectos anteriores.


La aplicación principal a la que sería destinado este nuevo material es esencialmente militar dadas sus características. Al tratarse de un material elástico, facilitaría el dinamismo del cuerpo si se utilizase como traje, e incluso podría adaptarse y aplicarse en armas suponiendo así un gran avance estratégico en el ejército.
Otro uso posible de este elemento ha sido planteado en el casco de muchos barcos como método para ahorrar combustible, debido a que estos sufren bioincrustación y se genera una resistencia que obliga a un mayor gasto de carburante para poder avanzar. Se ha comprobado que aplicando dicho material en los barcos y variando su textura de lisa a rugosa se conseguiría eliminar hasta el 90% de las incrustaciones en el casco.

Para más información aquí.