dissabte, 18 d’octubre de 2014

El 'nanogenerador' eléctrico ultrafino y enrollable











          El grafeno, sintetizado por primera vez en 2004, abrió la puerta a una nueva generación de prometedores materiales bidimensionales (de un átomo de grosor), según los científicos, se fabricará la tecnología del futuro. Permitirán desarrollar dispositivos eléctricos y ópticos ultrafinos que podrán enrollarse o ser incorporados en la ropa. 
                                 Muestra de disulfuro de molibdeno usada en el estudio.

             Muestra de disulfuro de molibdeno usada en el estudio.   
    
          El trabajo se ha centrado en el disulfuro de molibdeno (MoS2), otro material que, como el grafeno, es muy flexible. Por primera vez, los científicos han logrado demostrar las propiedades piezoeléctricas en este material. Es decir, han logrado generar corriente mediante deformaciones mecánica en disulfuro de molibdeno. El resultado es el generador eléctrico más delgado que se ha logrado hasta ahora. 
            
          Este material podría usarse para fabricar generadores eléctricos microscópicos integrados, por ejemplo, en la ropa, que transformarían la energía del movimiento de nuestro cuerpo en electricidad. Estos generadores podrían cargar sensores portátiles, dispositivos médicos, e incluso el móvil. 

         Este trabajo supone un avance muy importante en la física de materiales, ya que se ha conseguido explotar dos propiedades fundamentales que son, por un lado, su gran elasticidad, que permite estirar o contraer el material sin que se rompa y sin perder su estructura cristalina, y la gran sensibilidad de las propiedades electrónicas y ópticas a la tensión aplicada.

Para más información, aquí