diumenge, 19 d’octubre de 2014

Una proteína repara el daño causado en el ADN

Un equipo de investigadores de la Vall d'Ebron, han descubierto que la proteína LKB1 es necesaria para poder realizar el proceso de reparación del ADN dañado por la radiación ultravioleta del Sol. 

Esta radiación ultravioleta, primera causa de cáncer de piel, produce alteraciones en el material genético de las células por lo que estos daños si no son reparados pueden causar el desarrollo de un cáncer. El objetivo del estudio era poder conocer por qué la radiación solar provoca cáncer de piel y cómo participa esta proteína en esos procesos, que es una proteína mutada en tumores humanos LKB1.

Para realizar este experimento desactivaron esta proteína en ratones y los expusieron al Sol. Los resultados fueron que estos ratones desarrollaron un tumor mucho antes de lo esperado.

Los ratones desarrollaron un carcinoma de células escamosas de la piel que está relacionado a un defecto en la reparación del ADN dañado. A raíz de esta investigación también se ha podido descubrir que el ADN dañado es más resistente a la muerte celular. Tras estudiar con animales se tomaron muestras de personas con cáncer de piel y se pudo observar que en los tumores no había apenas rastro de esta proteína LKB1, sobretodo en las zonas de la piel más expuestas al Sol. Por lo tanto, suponen que la pérdida de esta proteína contribuye al desarrollo de este tipo de cáncer. 

A partir de ahora se podrá utilitzar la falta de esta proteína como factor pronóstico sobre el riesgo a padecer este cáncer y seguirán investigando para poder conocer las causas que provocan que esta proteína se vea alterada.

Para ampliar la información ver aquí

Esta noticia se incluiría en el primer bloque del temario de biología de 2º de bachiller denominado bioquímica.