dissabte, 28 de març de 2020

La salud del feto depende de la salud de su madre


El estrés, la ansiedad y en ocasiones la depresión son factores presentes en la mayoría de las personas en su día a día y que pueden causar problemas importantes e incluso graves en su salud. Ahora bien, es distinto cuando las mujeres que padecen estos problemas están embarazadas porque no solo van a tener grandes repercusiones en su salud, sino también en la del futuro bebé.







La ansiedad y la depresión son un ejemplo de los problemas de salud más frecuentes durante los meses de embarazo. Pero cuando los niveles de éstos aumentan demasiado, la estructura del cerebro del feto se puede trastocar, cosa que hará que los procesos bioquímicos que tienen lugar en el cerebro no se lleven a cabo con normalidad.
Hay varios factores que hacen que algunas mujeres sean más propensas a sufrir depresión, ansiedad o ambas durante y después del embarazo. Entre las cuales se encuentran antecedentes (familiares o no) de depresión y/o ansiedad, un embarazo complicado o un parto difícil, parto de mellizos u otros partos múltiples, problemas en la relación de pareja, problemas económicos, embarazo no deseado, etc. 
Incluso hay tratamientos que pueden ayudar a tratar con los síntomas de estos problemas. A veces los eliminan por completo. Entre estos remedios encontramos por ejemplo la psicoterapia o también se puede hacer uso de medicamentos. 


Leer noticia original aquí: noticia