dimecres, 17 de febrer de 2010

Bótox para tratar algunos tipos de migraña

El mismo producto que se utiliza en los centros médicos de estética con fines cosméticos parece que además reduce la frecuencia de algunos tipos de cefaleas, según un estudio publicado en 'Archives of Dermatology'. Esta investigación define los perfiles que mejor responden a este tratamiento.
Para descubrirlo, los investigadores de este trabajo (financiado por Allergan, fabricante de la toxina botulínica con fines estéticos) analizaron los casos de 18 personas que se habían sometido a sesiones de bótox para las arrugas y que además tenían frecuentes dolores de cabeza. "En línea con ensayos clínicos anteriores, efectivamente, las inyecciones de esta sustancia están asociadas con el alivio de los síntomas de las migrañas".

Según Ambrosio Miralles, jefe de sección de Neurología del Hospital Infanta Sofía (San Sebastián de los Reyes, Madrid), existen varias hipótesis que explican por qué esta sustancia mejora las migrañas más severas. "Dicen que impide la transmisión de los impulsos nerviosos del dolor. Hay que piensa que también actúa sobre los neurotransmisores relacionados con el dolor y una tercera teoría se basa en que la toxina tiene un efecto antiinflamatorio".

Después de una primera sesión de bótox y de un seguimiento de más de tres meses, "observamos que los pacientestenían mejores resultados con toxina botulínica", concluyen los autores. De hecho, de los 13 pacientes que experimentaron una mejoría de más del 50%, 10 tenían migrañas oculares y punzantes. Los otros tres, al igual que el resto de los participantes, tenían el primer tipo de cefaleas, es decir, "sienten que la cabeza les va a explotar". La mejoría de estos estaba por debajo del 50%.



"Aunque son necesarios más estudios que confirmen nuestros resultados, este estudio invita a considerar las inyecciones de toxina botulínica como nueva opción para prevenir las migrañas y puede promover un nuevo rol de los dermatólogos en el tratamiento de estos pacientes", señala el grupo de expertos.

La práctica clínica
Las ventajas de la toxina botulínica para el tratamiento de las migrañas no sorprenden ni a neurólogos ni a dermatólogos españoles. "Tenemos algunos pacientes con migrañas que, después de inyectarles toxina botulínica para las arrugas, dicen que sus dolores de cabeza mejoran", señala Ricardo Ruiz, jefe de Dermatología de la Clínica Ruber de Madrid.

Como explica Jesús Porta, neurólogo del Hospital Clínico San Carlos (Madrid) y vocal internacional de la Sociedad Española de Neurología, aunque actualmente esta aplicación no está aprobada por la Agencia Americana del Medicamento (FDA) ni por la Europea (EMEA), "los protocolos de actuación de servicios de algunos hospitales sí incluyen esta posibilidad, pero sólo en casos muy seleccionados, cuando los pacientes no responden a ningún otro tratamiento".


Según el especialista, existe un amplio abanico de fármacos preventivos de primera línea, como los neuromoduladores, los betabloqueantes, la fluranicina y la triptilina. "Cuando estos no funcionan, producen efectos secundarios o están contraindicados, se opta por los fármacos de segunda línea, como el magnesio, la riboflavina, la gabapentina, etcétera". Y añade: "A diferencia de lo que algunas personas piensan, tenemos muchas armas terapéuticas y podemos tratar a cada paciente de forma individualizada".

La aplicación del bótox sería una nueva alternativa con algunas ventajas. "Tiene una eficacia similar al resto de fármacos preventivos, pero su gran virtud es que produce menos efectos secundarios. En mi experiencia con la toxina, no he observado ninguna complicación". Según el neurólogo, los medicamentos actuales pueden producir aumento de peso, somnolencia, hormigueo en las manos, cansancio o disfunción eréctil en algunos varones.


"La aplicación del bótox, lo único que puede producir es debilidad muscular, pero en las dosis que se utilizan no ocurre", puntualiza el doctor Miralles.

Mas Información AQUI
Noticia AQUI