diumenge, 28 de febrer de 2010

Una buena alimentación puede ayudar a combatir el estrés


Aunque la clave para combatir el estrés se base en descubrir su origen y encontrar el modo de reducir su causa, una alimentación saludable y regulada puede contribuir a que el organismo pueda combatir muchos de sus efectos negativos.


Tanto como si la fuente del estrés es física o emocional, nuestro cuerpo reacciona bombeando adrenalina, una hormona que a su vez desencadena una serie de respuestas hormonales y nerviosas por todo el organismo: el ritmo cardiaco se acelera, la visión se agudiza y se desvía la sangre, al tiempo que se espesa, anticipando la curación de heridas.


El estilo de vida actual, nos lleva a un estrés mental de larga duración, que hace que nuestro organismo sea sometido a una gran presión. Este estado puede tener repercusiones en el sistema inmunitario,disminuyendo las defensas y haciendo que seamos más vulnerables a contraer infecciones o enfermedades.


Para producir adrenalina, se necesita vitamina C. Durante largos periodos de estrés, los niveles de adrenalina se elevan y se hace necesaria una mayor cantidad de esta, la cual solo la podemos obtener a través de la dieta mediante la ingesta de alimentos como: el kiwi, la naranja, las patatas, las frutas del bosque, los pimientos y el brécol. Estudios desvelan que una carencia de esta vitamina reduce la actividad de los nacrófagos (células inmunitarias que se "comen" a las bacterias y a los virus invasores) y una menor cantidad de estos aumenta la propensión a contraer resfriados y gripe, lo cual, contribuye a agotar las reservas de vitamina C.


Por otra parte, cuando nos exponemos a largos periodos de estrés, es conveniente reforzar el sistema inmunitario tomando grandes cantidades de alimentos ricos en beta-caroteno (precursor de la vitamina A), como las zanaorias, verduras de color verde oscuro y frutas de color amarillo y naranja.


Así podemos decir, que el consumo regular de la vitamina C y A ,junto con el ácido fólico (judías de careta, las espinacas y otras verduras de hoja verde) y zinc (carne de cangrejo, las ostras, el germen de trigo, el higado, las semillas de calabaza y la carne roja) es vital para el funcionamiento adecuado de nuestro sistema inmunitario.




1 comentari:

Inma ha dit...

Un tema muy interesante y de actualidad, que nos ayuda a combatir ya que en ocaciones evitar la acción que no lo provoca no se puede evitar. También decir que si a una dieta equilibrada le añadimos una actividad fisica mas o menos diaria también nos ayudara a contarestar más el estreés ya que realizar ejercicio fisico es bueno para relajarse.