dilluns, 15 de febrer de 2010

Enamorarse tiene el mismo efecto que una dosis de cocaína


Según ha demostrado el psicologo Arthur Aron de la universidad de Nueva York enamorarse produce las mismas substancias y efectos cerebrales que una dosis de cocaína.
Para llegar a esta conclusión realizaba tomografías cerebrales a los sujetos analizados mientras estos veían imagenes de sus enamorados. Los resultados han sido claros, al observar esas fotografías los pacientes segregaban "Dopamina" una substancia que circula por la sangre en momentos en los que sentimos emociones agradables (tales como el consumo de droga)

En tales situaciones, en la sangre se producen más tarde las hormonas oxitocina y vasopresina, que estimulan la formación del contacto emocional entre los enamorados. La oxcitocina aparece en los momentos de mirarse a los ojos durante un largo tiempo, de abrazarse o durante un acto sexual. Además, esa hormona responde también por la formación del contacto emocional entre la madre y el recién nacido. La vasopresina, por su parte, forma vínculos emocionales en los hombres.

A continuación veremos un video que nos ilustrara sobre lo que hemos tratado

1 comentari:

Roxana ha dit...

Había oído antes que el amor era como una droga, pero no sabía a que se refería concretamente. En tu post he encontrado la respuesta, Rafa.
Los investigadores también descubrieron que cuando las mujeres sienten amor romántico, los niveles de dopamina y la actividad celebral aumentaban en 3 lugares (núcleo caudate, el septum y la corteza parietal posterior) que tienen que ver con las emociones y los sentimientos. En cambio el amor masculino está vinculado con las áreas visuales incluyendo el de la excitación sexual. Aquí te dejo el enlace donde he encontrado la información:http://www.sindioses.org/noticias/El%20amor.html