dijous, 10 d’octubre de 2019

Terapia génica antitumoral

Como bien sabemos el cáncer es una enfermedad que se produce cuando nuestras células dejan de realizar correctamente la apoptosis y empiezan a multiplicarse de una manera anómala, pudiendo originar así tumores malignos o cancerosos. Cada año son diagnosticadas de cáncer 439,2 personas de cada 100.000 habitantes y esto hace que además, esta enfermedad, sea una de las principales causas de muerte en el mundo.
Resultado de imagen de cancer
Tumor canceroso
De manera que, un equipo de la Universidad de Granada (UGR) liderado por Houria Boulaiz Tassi,  ha llevado a cabo un estudio con un alto potencial antitumoral para frenar la proliferación de varios tumores, como ahora el del colorrectal, el de cérvix y el de mama. Este estudio consiste en el uso de una terapia génica suicida, que se basa en la introducción de genes específicos (que no son propios del organismo o son defectuosos para él) a nivel celular, con el objetivo de matar estas célula dañinas tanto in vitro como in vivo para así detener el crecimiento del cáncer.
Esta técnica está basada en una toxina bacteriana, la toxina LdrB, cuyo gen codificante es trasladado hasta las células tumorales a través de un vehículo molecular basado en la tecnología Tet-On 3G; además se utiliza la doxiciclina,  un antibiótico que nos permite controlar la expresión del gen y poder analizar su efecto. Al actuar dentro de las células cancerosas, esta toxina detiene el ciclo celular y produce la formación de poros en estas células y por tanto, su muerte.

Técnica Tet-On 3G y doxiciclina
La ventaja de esta técnica es que no provoca efectos secundarios, a diferencia de la quimioterapia convencional que puede provocar náuseas, pérdida de pelo e incluso infertilidad. Además el tamaño reducido de esta toxina (solo 35 aminoácidos), permitirá que su suministro sea mucho más fácil que en otros tratamientos. Otra de las grandes ventajas del sistema desarrollado es que expresa fluorescencia, lo que permite rastrear las células tumorales en caso de metástasis.
Por lo que esta función terapéutica y diagnóstica hace que esta técnica sea prometedora para su posterior aplicación en humanos, en la cual ya están trabajando los investigadores.


En mi opinión cualquier avance médico relacionado con el tratamiento del cáncer es de vital importancia para ayudar a las personas que lo sufren a combatirlo, y sobre todo si se trata de técnicas mucho menos invasivas y más fáciles de suministrar que las ya existentes. De manera que es importante que todo el mundo reconozcamos e impulsemos el trabajo de estos investigadores que lo hacen posible.
Esta noticia esta relacionada con la asignatura de biología de 2º de bachillerato, ya que tanto la genética como las bacterias están dentro del temario que trabajaremos.
Esta noticia fue publicada por agencias Sinc el 2 de octubre de 2019. Para ver la noticia original pulse aquí. Imágenes extraídas de aquí y aquí.

1 comentari:

R A G ha dit...

Es una noticia muy completa, muy clara y fácil de entender a pesar del lenguaje específico. Es impresionante el gran avance que supone este proyecto. Lo que más me ha llamado la atención es el hecho de que puede llegar a combatir la metástasis, el peso pesado de cualquier cáncer. No tenia conocimiento de la técnica Tet-On 3G pero tiene pinta de prometer. Finalmente también es asombroso la pérdida del miedo a introducir sustancias desconocidas para un organismo diferente ya que eso demuestra los conocimientos que tienen de cada sustancia con la que trabajan, pese a que pueden reaccionar desfavorablemente en el nuevo cuerpo.