diumenge, 22 de febrer de 2015

Subtropicalización de los mares del Norte a causa del calentamiento global

El calentamiento global no es algo nuevo. Pero sus efectos sí que son cada vez más notables. Por ejemplo, este año se han batido numerosos récords en las temperaturas tanto terrestres como de la superficie oceánica, como decía la siguiente noticia

La concentración CO2 es un factor muy importante
en el calentamiento global

En los últimos 30 años la temperatura del Atlántico norte ha sufrido un aumento de hasta 1,3ºC.  Así se ha visto reflejado en las comunidades de peces pelágicos, muy sensibles a las variaciones de temperatura del medio en el que viven. Entre ellos se encuentran la sardina, el boquerón, el jurel o la caballa. Se alimentan de zooplancton y fitoplancton y son presas habituales de aves marinas y grandes depredadores como cetáceos. En cuanto a la economía representan una importante fuente de ingresos en la mayoría de zonas costeras.

 Hasta el momento los científicos no habían podido identificar si los cambios fisiológicos eran resultado directo del incremento en la temperatura del agua, o si se debía a la migración de su alimento, como el fitoplancton, que ha cambiado de ubicación también debido al calentamiento global. 

En el estudio se analizaron 57.000 censos de peces de pesca comercial realizados de forma independiente entre 1965 y 2012 a lo largo de plataforma continental europea. Los censos permitieron analizar la dinámica de estos peces en relación al rápido calentamiento global iniciado cerca de los años 80. Al ser estos peces muy sensibles a las variaciones de temperatura conforman un buen bioindicador para medir la dirección y la velocidad del cambio climático en el futuro próximo.

En el estudio se ha vislumbrado que la presencia de sardinas y anchoas, entre otros, típicamente del área subtropical, se hallan ahora en el mar del Norte e incluso cerca del Báltico. Mientras que por otro lado, especies propias de la zona, como el espadín, han disminuido. Hablamos de una subtropicalización de las especies del mar del Norte.

Según los expertos estos cambios geográficos en un grupo ecológico tan importante como el que conforman estos peces tendrá consecuencias en la estructura y el funcionamiento de todo el ecosistema. Además afectará a las poblaciones costeras dependientes de este tipo de pesca.


Fuente original aquí