diumenge, 1 de febrer de 2015

Descrito un nuevo mecanismo de la división meiótica

Una universidad de Tokio junto el Centro de Investigación de Cáncer han descubierto un nuevo mecanismo de meiosis (división i formación de gametos) 
Se ha basado en un nueva proteína, "meikin" que participa en la primera división meiótica y su falta genera esterilidad debido a la alteración de los procesos de cohesión y segregación cromosómica.
Las células se dividen para realizar una serie de procesos esenciales como son la reproducción, desarrollo embrionario o crecimiento, entre otros. En esta división es necesario que se produzca la replicación del material hereditario y que la repartición de este en las células hijas sea equitativo. Se pueden distinguir dos tipos de división: mitoisis para células somáticas y meiosis para células reproductoras. Una modificación en estos procesos puede producir patologías como cáncer, envejecimiento prematuro o esterilidad.

Así pues el trabajo consiste en comparar estas alteraciones con ratones que no tienen la proteína "meikin". De este modo  se puede observar que la proteína "meikin" esta presente en la orientación de las cromátidas hermanas al mismo polo durante la primera división meiótica y que su falta provoca esterilidad. Resumiendo, tras realizar el experimento y observar las alteraciones en los ratones, se ha podido penetrar en el conocimiento sobre la realización de los gametos y como algunas aleraciones causan patologías relacionadas con la esterilidad humana.

Los organismos superiores se reproducen mediante la fecundación, que consiste en la unión del espermatozoide (gameto masculino, 23 cromosomas) y el ovulo ( gameto femenino, 23 cromosomas) quedando una cel.lula con 46 cromosomas. Después de la fecundación tiene lugar la división cel.lular, que dependiendo del tipo de célula es la mitosis o la meiosis .

Los individuos dependen de la división meiótica, por tanto, depende su fertilidad. Así pues defectos producidos en el reparto del material hereditario pueden provocar "fallos" en el número de cromosomas en los fetos que pueden provocar abortos o defectos congénitos de nacimiento, como el Síndre de Down.

Fuente de información: Agencia SINC