dimecres, 25 de febrer de 2015

El Párkinson y el Alzhéimer se "leen" en la piel



Las proteínas que se encuentran en el cerebro de las personas que tienen Párkinson o Alzhéimer están presentes también en la piel y pueden detectarse mediante una biopsia. Según una investigación presentada recientemente en la reunión anual de la Academia Americana de Neurología, la piel y el cerebro tienen el mismo origen embrionario, este descubrimiento puede proporcionar un marcador potencial para el diagnóstico precoz de estas dos patologías neurodegenerativas. Como anunció el investigador Rodrígez-Leyva " esta nueva prueba ofrece un biomarcador potencial que puede permitir a los médicos identificar y diagnosticar estas enfermedades de forma precoz"

Una de las características de estas dos enfermedades es la existencia de proteínas anómalas las cuales se unen entre sí formando cúmulos en las diferentes zonas del cerebro, concretamente en el Párkinson es la alfa-sinucleína, y en el alzhéimer es la beta-amiloide. Estas provocan un funcionamiento inadecuado de las neuronas y finalmente su muerte.

Hasta ahora no era posible la confirmación de la patología sin una biopsia del cerebro, por lo que estas pasaban desapercibidas hasta que se manifestaban notablemente en los pacientes, ahora sabemos que la piel y el cerebro tienen el mismo origen embrionario con lo que los investigadores pensaron que debían mostrar las mismas proteínas anómalas características de cada patología. Para llevar a cabo su estudio estos tomaron biopsias de 20 personas con alzhéimer y 16 con párkinson mezclándolas con 12 personas de la misma edad totalmente sanas. En comparación todos los sujetos que padecían alzhéimer y párkinson mostraban niveles siete veces más altos de la proteína específica para cada enfermedad que el grupo de sujetos sanos.Una versión anómala de la proteína TAU está presente en varias enfermedades neurodegenerativas, esta proteína está asociada a los microtúbulos. Cuando la proteína TAU se modifica ya no puede pasar a formar parte de los microtúbulos y las células nerviosas ven su capacidad de transmisión de impulsos nerviosos seriamente deteriorada.

 En España , estas dos enfermedades afectan a unas 600.000 personas y sólo se detectan el 20% de los casos, en muchos de los casos cuando se representan los síntomas el hipocampo tiene ya lesiones irreversibles. Partiendo de esta afirmación podemos comprobar la gran importancia de esta nueva técnica de biomarcadores ya que permite obtener un diagnóstico precoz con lo que poder abordar estas enfermedades.

Para más información: Aquí