diumenge, 15 de febrer de 2015

Una liberación masiva de CO2 de los océanos favoreció el fin de la última glaciación





Los niveles atmosféricos de CO2 en las épocas glacias es aproximadamente de 185 partes por millón(ppm), mientras que en las etapas intergalciales más cálidos son de unas 280 ppm
Un estudio muestra que el carbono almacenado en el fondo de los océanos del hemisferio sur fue liberado a la atmósfera al final de la última época glacial (15.000 años), provocando un aumento de las concentraciones de CO2 y un incremento global de las temperaturas.
Resultat d'imatges de conchas calcareas antiguasEl descubrimiento nueva información respecto la influencia de los oceanos en el ciclo del carbono y en el cambio climático. Puesto que, los océanos almacenan unas 60 veces más carbono que la atmósfera, pero este carbono puede ser intercambiado rápidamente con la atmósfera.

El codirector del estudio afirma que la magnitud y la velocidad de estas variaciones periódicas en el CO2 atm en los ciclos glaciales muestra que los cambios en el almacenamiento del carbono en los océanos influyen significativamente en las variaciones naturales del CO2 atm.
Asi pues,los investigadores sugieren que el océano Atlántico (sur) y el Pacífico(este)actúan como fuentes de CO2 de la atmósfera. El otro codirector cuenta que se han encontrado concentraciones muy elevadas de dióxido de carbono disuelto en las aguas superficiales de estos océanos que coinciden con incrementos en el CO2 atmosférico al final de la última era glacial.
Estos descubrimientos apoyan la teoría de que una serie de procesos que operan en la región llamada Océano Sur(océanos Atlántico, Pacífico e Índico) cambiaron las cantidades de carbono almacenado en las aguas más profundas. Nos explican pues, que cuando la comunicación entre estas aguas y la atmósfera es limitada, el carbono queda bloqueado en las zonas abisales, lejos de la atmósfera, durante todo el período glacial, en cambio en los períodos interglaciales cálidos, es cuando se libera.

Estas conclusiones se sacaron tras calcular el contenido en carbono de  las aguas  en los siglos mediante  el estudio de la composición química de las conchas calcáreas de antiguos organismos marinos que habitaban la superficie del océano hace miles de años (localizadas en el fondo marino). Así pues los investigadores  analizaron los pequeños organismos recogidos en dos campañas; la primera en el océano Atlántico sur, entre el Cabo de Hornos y el Cabo de Buena Esperanza, a 3.800 metros de profundidad; la otra frente a la costa de Ecuador, a una profundidad de 2.200 metros.
El coautor de la investigasción, nos cometna que al igual que los océanos han almacenado alrededor del 30 % de las emisiones de combustibles fósiles generados por nuestra actividad a lo largo de los últimos 100 años, estos nuevos datos confirman que las variaciones naturales del CO2 atmosférico entre los diferentes periodos glaciares e interglaciares son provocadas por grandes cambios en la cantidad de carbono almacenado en los océanos.

En conclusión, estos resultados ayudaran a mejorar el entendimiento de la dinámica de la acumulación del CO2 generado por el humano en la atm, puesto que los oceanos contiene la mayor reserva de este elemento. Aun así, nos advierten qur todaviá no se conoce la historia completa, y pueden haber otros factores que influyan.

Fuente de información:pulse aquí


1 comentari:

Anna Ahicart ha dit...

Muy buen post, muy completo e interesante teniendo en cuenta que actualmente se podría estar produciendo un fenómeno parecido. Las praderas de posidonia del mar Mediterráneo y de la costa sur de Australia captan el CO2 atmosférico y lo almacenan en sí mismas. Pero a causa del factor antrópico (contaminación y ciertas técnicas de pesca) muchas de ellas se encuentran en regresión, emitiendo a su vez grandes cantidades de CO2 a la atmósfera.
Enlace a la noticia: http://www.investigacionyciencia.es/noticias/praderas-de-posidonia-y-co-sub-2-sub-12873