dissabte, 19 de maig de 2012

Reparación del ADN


Según la noticia publicada el pasado 26 de Marzo de 2012 por el periódico ElMundo, Fernando Moreno, investigador del Centro Nacional de Biotecnología ha encontrado respuestas  cuestiones clave en la reparación de ADN (que pueden quedar dañadas por las actividades metabólicas habituales), utilizando estrategias basadas en técnicas de moléculas individual.
La integridad del ADN está amenazada continuamente, generando lesiones en el genoma y convirtiéndose una fricción de estas en cortes de la doble hebra de ADN. Mas o menos se ocasionan en una célula humana unas 50 roturas de doble hebra / día. Cuando esto ocurre actúan inmediatamente mecanismos de reparación de ADN muy sólidos y a la vez altamente complejos. Uno de estos mecanismos, denominado recombinación homóloga, utiliza el hecho de que cada cromosoma posee dos copias idénticas de su ADN. De tal modo, que si se produce una rotura doble se utiliza la información del cromosoma compañero, para recuperar la información perdida por la lesión.
La parte del proceso que investigan Fernando Moreno y sus investigadores es el primer paso de la recombinación homóloga, que consiste en convertir una cadena doble en una molécula de hebra sencilla. Para ello unas proteínas, las helicasas, actúan como motores moleculares recorriendo el ADN con el fin de separa ambas hebras. Al mismo tiempo, las nucleasas cortan la hebra. Pues bien, lo que ellos estudian es este proceso utilizando pinzas magnéticas y la técnica de microscopía de fuerza, permitiéndote estudiar el suceso de los procesos de reparación para una única molécula de ADN y una única proteína. Las pinzas magnéticas manipulan y estiran una molécula de ADN usando unos imanes muy potentes y acercándolos posteriormente a una esfera magnética donde se aplicará una tensión y estirar el ADN a partir de fluctuaciones.