dissabte, 22 de febrer de 2020

La Dieta Mediterránea y su envejecimiento saludable.



Un nuevo estudio publicado en la revista Gut  revela como adherirse a la dieta mediterránea durante 12 meses, se asocia con cambios beneficiosos en el microbioma intestinal. El trabajo muestra que este patrón dietético impulsa las bacterias intestinales relacionadas con el envejecimiento saludable en las personas mayores, al mismo tiempo que reduce las asociadas a la inflamación.

La dieta mediterránea no solo incrementa los diferentes tipos de bacterias intestinales relacionadas con el envejecimiento "saludable", sino que también reduce los microorganismos asociados con la inflamación dañina en las personas mayores.
Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el envejecimiento saludable es el proceso de desarrollo y mantenimiento de la capacidad funcional que permite el bienestar en la vejez.
Resultado de imagen de envejecimiento saludable

El envejecimiento se asocia con el deterioro de las funciones corporales y el aumento de la inflamación, lo que se  asocia con la fragilidad, la dieta mediterránea podría actuar sobre las bacterias intestinales para así poder frenar  el avance de la fragilidad física y el deterioro cognitivo en algunas personas mayores.
Aunque sabíamos que una dieta mediterránea era buena para la salud, no conocíamos cómo su consumo modifica nuestro micribioma intestinal, por ellos los investigadores querían ver si la dieta mediterránea podía mantener  el  microbioma en las tripas de las personas mayores y promover la proliferación de bacterias asociadas con el envejecimiento saludable. Así, analizaron el microbioma intestinal de 612 personas de 65/70 años, antes y después de haber seguido durante 12 meses su dieta habitual o una dieta mediterránea rica en frutas, verduras, legumbres, baja en carnes rojas y grasas saturadas.
Los resultados de esta investigación mostraron que seguir la dieta mediterránea durante 12 meses se asoció con cambios beneficiosos en el microbioma intestinal.
La dieta típica del mediterráneo lograba detener la perdida de diversidad bacteriana, aumentaba  tipos de bacterias asociadas con varios indicadores de reducción de la fragilidad, como la velocidad al caminar, mejorar la función cerebral, como la memoria  y reducía la producción de productos inflamatorios dañinos, también me gustaría destacar que una microbiota saludable producirá metabolismos y vitaminas importantes para la salud, mientras que una fragmentada se asocia con el deterioro de las personas, los cambios fueron impulsados por un aumento de fibras dietéticas y de vitaminas y minerales.
"Hay que educar a la población que envejece en el consumo de una dieta nutritiva con un alto contenido de alimentos y fibras de origen vegetal."

Esta noticia esta extraída del periódico (ABC) publicada el día 19 de febrero de 2020, para más información os dejo aquí el enlace de la verdadera noticia y aquí un estudio que aparece en la revista (gut) de donde e extraído parte de la información, las fotografías son extraídas de aquí y el vídeo es para reforzar la idea de los beneficios de esta dieta que a sido extraído de aquí.
Me a parecido muy interesante esta noticia ya que guarda mucha relación con el temario de Anatomía Aplicada de primero de bachillerato que estamos dando actualmente, con la lectura del libro "Come Comida Real" de Carlos Rios y nuestra salud alimenticia. 









1 comentari:

A E B ha dit...

Me parece una noticia de máxima importancia y muy interesante ya que aún no se ha descubierto una cura para estas enfermedades que has nombrado. También añadir que no sabía de la importancia de el microbioma intestinal. A mi parecer todos deberíamos conocer lo que comemos y cómo afecta a todas las partes de nuestro cuerpo, incluso a las que no podemos ver a simple vista, pero que están ahí y ayudan a su correcto funcionamiento.