divendres, 15 de febrer de 2019

Las personas que sufren diabetes tienen más riesgo de sufrir alzhéimer.

Varios son los científicos que continúan encontrando pruebas que relacionan la diabetes tipo 2 con la enfermedad de Alzheimer, aunque todavia se entiende poco sobre el mecanismo por el cual los dos están conectados, actualmente varios investigadores de diferentes centros de Diabetes junto con algunas universidades de medicina de los Estados Unidos  han demostrado que la señalización de insulina alterada en el cerebro afecta negativamente la cognición, el estado de ánimo y el metabolismo, todos componentes de la enfermedad de Alzheimer, se hizo un estudio con ratas  en el que bloqueaban la expresión en el cerebro de los receptores de insulina y del factor de crecimiento similar a la insulina estrechamente relacionado (IGF1) a dos regiones críticas para el aprendizaje, la memoria y el estado de ánimo. Varios medicos han afirmado que este ha sido el primer estudio donde realmente hemos podido demostrar que la interrupción de estas dos vías de señalización, incluso sin otros defectos, era suficiente para perjudicar el aprendizaje y la memoria, mucha gente se pregunta que factores entran en juego para dañar el cerebro.Aunque existen muchos factores asociados a la diabetes que pueden dañar diferentes estructuras cerebrales, lo cierto es que no están claros los mecanismos exactos que llevan al desarrollo de demencia en las personas con diabetes. Sin embargo, hay algunas cosas que merece la pena mencionar:

– Factores de riesgo cardiovascular. La diabetes es uno de ellos. Su mal control en el tiempo aumenta el riesgo de padecer un ictus e isquemia cerebral crónica. Además, con frecuencia la diabetes se asocia a otros factores de riesgo como son la obesidad, la hipertensión arterial o la hipercolesterolemia; y cuando varias de estas enfermedades se dan en la misma persona, se multiplica el riesgo de isquemia cerebral aumentando así la probabilidad de desarrollar demencia vascular. La buena noticia es que el buen control de todas estas situaciones desde el diagnóstico aporta claros beneficios cuando se llega a la edad adulta.

Hipoglucemia. Existen estudios que relacionan las hipoglucemias severas con la demencia. Uno publicado recientemente en JAMA Internal Medicine afirma que las personas con historia de hipoglucemias severas tienen entre 1,5 y 2 veces más riesgo de desarrollar deterioro cognitivo. Este hecho adquiere una especial importancia en las personas mayores, que presentan menor capacidad de adaptación de los tejidos cerebrales, favoreciendo las hipoglucemias la muerte de las neuronas. Pero el problema de las hipoglucemias y la demencia es bidireccional, ya que una persona con deterioro cognitivo también tiene más probabilidades de padecer hipoglucemias por errores del tratamiento y manejo inadecuado de la enfermedad.

– Otros factores como la resistencia a la insulina y la glucemia elevada juegan un papel en el desarrollo de la demencia.

Los investigadores saben que la resistencia a la insulina afecta a los receptores de insulina y los receptores IGF1 en los seres humanos, lo que hace que experimenten algún tipo de deterioro cognitivo, aunque en una forma más leve que la que se observó en los ratones con doble inactivación. Comprender los mecanismos detrás de este proceso podría ayudar a los médicos a desarrollar formas de intervenir y, potencialmente, retardar o detener el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer.

«Con la diabetes y la obesidad, hay resistencia en estas vías y, por lo tanto, creemos que este podría ser un factor importante en cuanto a por qué las personas con enfermedad de Alzheimer y diabetes tienen un curso acelerado más rápido o tienen más enfermedad de Alzheimer», concluye el doctor Kahn.




1 comentari:

Lledó Pallarés ha dit...

Me ha parecido un post bastante interesante ya que nos permite ver la relación entre la diabetes tipo 2 y la hepatitis.