dijous, 14 de febrer de 2019

Creando nuevos corazones

El corazón es el órgano más importante de nuestro cuerpo, pero este no tiene la capacidad de autoregenerarse; cosa que supone grandes problemas cuando sufrimos una lesión  en los tejidos de este órgano provocando una insuficiencia cardiaca. Hace años era impensable que fuera posible regenerar el tejido del corazón pero actualmente nuevos hallazgos lo han hecho posible permitiendo mejorar las estrategias para tratar la enfermedad cardiaca en humanos.

Desde el laboratorio de Biología Celular y Molecular del Instituto de Ciencia Weizmann, en Rehovo (Israel),  el profesor Eldad Tzahor y su equipo estudian la manera de mejorar la capacidad
Resultado de imagen de hemos identificado la receta para crear un corazon nuevo
Eldad Tzahor en su laboratorio
 
regenerativa del corazón dirigiendo su investigación hacia la embriogénesis y la biología del desarrollo. Han descubierto que algunos animales e incluso el ser humano en las fases embrionarias y en los neonatos, poseen la capacidad de regenerar el corazón, pero por motivos desconocidos, en la fase adulta, los humanos  pierden esta capacidad. El equipo de Eldad ha descubierto cómo hacer para que esta capacidad se active en las fases adultas y reactiven la regeneración de los cardiomiocitos  y los mecanismos de reparación del tejido cardiaco.



El grupo de investigación propone dos nuevos modelos de regeneración. El primero está relacionado con la proteína "Agrin" (relacionada con las conexiones neuromusculares pero no con el corazón), presente en los ratones recién nacidos capaces de regenerar el tejido, pero cuya presencia va disminuyendo en los ratones de una semana de edad, incapaces de regenerar su corazón. El avance consiste en que al inyectar esta proteína en los ratones adultos, estos eran capaces de recuperar la capacidad de regeneración del tejido cardiaco.

Imagen relacionada
Corazones neonatales de ratas tratadas donde  se ve
la proliferación de los cardiomiocitos.
El segundo modelo, con el que están más esperanzados, consiste en la activación de los cardiomiocitos, que pierden la capacidad de regenerarse al desaparecer el receptor ERBB2 (implicado en el crecimiento del corazón) en los ratones de solo una semana. Este modelo presenta un problema ya que a causa de esta activación, el corazón produce demasiadas células y puede llegar a romperse provocando la muerte de los ratones. En cambio si se activa solo durante dos semanas en ratones con lesiones cardiacas, el corazón es capaz de regenerarse.
Aunque estos avances actualmente solo se han aplicado en ratones, se espera que en dos años se pruebe en ensayos clínicos  humanos y así poder activar estas moléculas capaces de regenerar nuestro corazón.


En mi opinión este descubrimiento supone un gran paso para la medicina, ya que el corazón y sus operaciones son muy delicadas, y avances como este pueden ayudar a salvar muchas más vidas ya que son menos invasivos que los trasplantes habituales. Por último es muy importante impulsar y destacar el trabajo de todos estos  investigadores y médicos que hacen que cada vez la cura de las enfermedades sea un poco más fácil.

Esta noticia esta relacionada con la asignatura de anatomía aplicada de 1º de bachillerato, ya que hemos estado estudiando el sistema circulatorio y realizando prácticas de disección de corazones para poder conocerlo mejor.
Esta noticia fue publicada por el periódico ABC el 25 de enero de 2019. Para ver la noticia original pulse aquí. Imágenes extraídas de aquí y aquí

1 comentari:

RI N X ha dit...

Me ha parecido un post muy interesante ya que siempre está bien poder aprender cosas nuevas y sin duda esta es una de ellas. Me parece increíble como la ciencia ha ido mejorando, cosa que beneficia mucho a la medicina hasta tal punto de poder hacer regenerar el tejido que forma el corazón ya que en éste sus células solo se siguen dividiendo unos dias después de su nacimiento.