dimarts, 30 de novembre de 2010

El crecimiento de los mamíferos















Hace 140 millones de años, al comienzo de la historia de su evolución, los mamíferos eran pequeños. Todas las especies se movían en un rango entre los 3 gramos y los 15 kilos, y sus funciones en los ecosistemas eran muy reducidas.
Pero entonces un meteorito cayo a la Tierra y extinguió a los dinosaurios, en el término de 25 millones de años después de la extinción de los dinosaurios —rápido en términos geológicos—“los mamíferos terrestres alcanzaron un tope y después se quedaron en ese nivel”, dicen los informes de un equipo de científicos que se publican el viernes en la revista Science.

Mientras diferentes especies en diferentes continentes alcanzaron su tope en momentos diferentes, la pauta de evolución fue notablemente similar en todo el planeta, agregó.
"La evolución puede ocurrir muy rápidamente cuando la ecología lo permite", dijo la paleontóloga Felisa Smith de la Universidad de Nuevo México, que encabezó la investigación.
El mamífero terrestre más grande de todos fue una criatura similar a un rinoceronte —sin cuerno— de 5,5 metros (18 pies) de alto y 17 toneladas de peso que pastaba en lo que ahora es Eurasia.
Sin embargo tras evaluar varias hipótesis, los autores consideran que el principal motor que originó el crecimiento de los mamíferos pudo ser la diversificación que necesitaban para llenar los nichos ecológicos que habían quedado vacíos tras la extinción de los dinosaurios.
Y los límites máximos se establecían por la temperatura ambiental y el hábitat de cada especie.
Es decir, gracias a la extinción de los dinosaurios los seres humanos hemos crecido. 
Esta noticia fue publicada por RTVE el 25 de noviembre del 2010.