dimarts, 30 de novembre de 2010

Las aves con cerebro grande sobreviven mejor en la naturaleza


Según investigaciones, surge la hipótesis de que poseer un cerebro grande capacita a los animales a tener comportamientos más flexibles y sobrevivir mejor a los retos medioambientales. Los científicos lo describen como el ‘’buffer cognitivo’’, según leemos en esta noticia.
Esta teoría fue desarrollada inicialmente para saber por qué ciertos animales, incluyendo el Ser Humano, habrían de evolucionar hacia un cerebro más grande. 
Los investigadores compararon el tamaño cerebral, la masa corporal y las tasas de mortalidad en más de 200 especies distintas de aves, procedentes de distintas regiones de temperaturas, y llegaron a la conclusión de que los pájaros con cerebros más grandes en relación con el tamaño de su cuerpo, sobrevivían mejor en la naturaleza que los pájaros de cerebro pequeño. Esto explica que las aves con cerebros más pequeños les resulte más difícil esquivar, por ejemplo, un coche en movimiento con respecto a aves con cerebros más grandes,como las urracas.



Tamas Szekely (del Departamento de Biología y Bioquímica en la Universidad de Bath) nos explica que la idea de que los cerebros grandes vayan unidos a tasas menores de mortalidad, nunca había sido puesta a prueba de modo científico; y por eso los pájaros son idóneos para este tipo de test.
Han demostrado que las especies con cerebros que son más grandes con respecto a sus cuerpos, experimentan una mortalidad menor que las especies con cerebros más pequeños. Esto muestra la relevancia general de la hipótesis del buffer cognitivo en la evolución de grandes cerebros.
Se investigaron  cálculos factores adicionales que pueden influir en las diferencias entre tasas de mortalidad, como como el comportamiento migratorio, el nivel de competición para el apareamiento, y la conducta de las crías.
Los resultados del estudio mostraron que los animales con cerebro grande podrían estar mejor preparados para batallar con desafíos medioambientales, tales como la destrucción de su hábitat y el cambio climático. Otros estudios han mostrado que las aves con cerebro grande tienen mayor éxito al colonizar nuevas regiones, y mayor habilidad para sobrevivir al cambio entre estaciones.