dimarts, 8 de març de 2011

¡DONAR!


Los órganos proceden de las personas que sufren paradas cardiorrespiratorias fuera de los hospitales y no respoden a las técnicas de reanimación durante 15 min. Cuando un coordinador de trasplantes recibe la llamada de emergencia con un potencial donante en asistolia, activa el dispositivo. Las donaciones son algo muy importante. "Código Alfa", aquí podemos observar el numero 138.
El hospital de Granada ha conseguido once donantes durante el programa piloto que empezó hace mas o menos un año. Han conseguido nueve riñones, un hígado y el 40% de los tejidos donados en el 2010. A causa de esto han salido beneficiadas aproximadamente 100 personas, este éxito hará que el programa se extienda a Sevilla, Málaga, Logroño...
Muchas personas necesitan órganos pero solo uno de cada diez de los que estan en lista de espera muere antes de recibir la donación, en esta lista hay 5.500 persona en España.
Este programa solo estaba en Madrid y Barcelona, pero como se ha visto en los resultados, en todas las ciudades por pequeñas que sean, es algo bueno y que da buenos resultados.


La respuesta coordinada y ágil del equipo extrahospitalario y del intrahospitalario, facilita el proceso.
El equipo lo forman 50 profesionales mas o menos, que están de guardia por turnos. No se pueden superar los 15 minutos desde el aviso del 061 y el diagnóstico. En menos de hora y media debe llegar el fallecido a la UCI de Traumatología, donde espera un equipo compuesto por dos coordinadores de trasplantes, un cirujano cardiovascular y un enfermero de respuesta rápida.
Atender a los familiares, realizar las pruebas pertinentes para descartar enfermedades, conseguir la autorización judicial, el permiso de donación y el consentimiento son tareas a contrarreloj. El cuerpo permanece en preservación. Cuentan con dos horas o cuatro, según el sistema de perfusión que se utilice.
En este proyecto no solo están los médicos, tambien están los celadores, administrativos, la Guardia Civil, enfermeros, cirujanos...y todos son importantes.
La calidad de los órganos que se obtienen es buena, ya que suelen ser donantes jóeves de entre 7 y 60 años y están muy bien seleccionados.
Podemos concluir con que el hecho de donar inevitablemente es algo muy bueno que puede salvar muchas vidas.