diumenge, 6 de març de 2011

Los probióticos mejoran la flora intestinal.



Esta noticia extraída de la Razón nos habla de los probióticos como microorganismos que protegen el sistema inmunológico y el tracto gastrointestinal.
Sobre un 80% de las bacterias que habitan en el intestino resultan beneficiosas para la salud. Estas bacterias son imprescindibles para el organismo y para poder vivir. Pero el ritmo de vida actual y las dietas desequilibradas van destruyéndolas y disminuyendo la calidad de la flora intestinal,la cual se nutre de las bacterias que habitan en ella, lo que se traduce en un mayor riesgo de padecer ciertas enfermedades e interferir en la absorción de vitaminas y minerales. Ahora bien gracias a los probióticos o bacterias acidolácticas que ejercen un efecto positivo en el organismo la flora se va regenerando.

Los probióticos son alimentos funcionales ya que por sus componentes son beneficiosos para la salud.Un último estudio parece indicar que los efectos concretos de estos microorganismos sobre el organismos parecen ser específicos de una cepa bacteriana concreta. Cuya eficacia ha sido probada en la patología digestiva y su consumo resulta muy eficaz en la distensión, en los gases, en los cambios en el ritmo intestina, en los síntomas asociados a apacientes con el intestino irrirado e incluso en el proceso de la diarrea y en la enfermedad de Crohn.

Por último hay que añadir que los probióticos son un tipo de medicamentos. Estos medicamentos destruyen la flora intestinal y la toma de probióticos que la reforman.Además de ser un tratamiento para la intolerancia a la lactosa, el estreñimiento funcional y la prevención de la sobreinfección de la bacteria Clostridium difficile

Por ello el consumo continuado de estos alimentos ha propiciado


que sus beneficios no se limiten exclusivamente a nivel del tubo digestivo, donde encontramos la flora intestinal sino que también disminuyen los síntomas del asma y otras patologías de base alérgica, prevención de infecciones urinarias y del tracto genital, una menor complicación en pacientes ingresados en las unidades de cuidados intensivos y disminución de los niveles de colesterol, entre otros

En conclusión los probióticos son unos microorganismos necesarios para la flora intestinal ya que la regeneran cuando es necesario y ayudan a curar enfermedades como por ejemplo la diarrea, la enfermedad de crohn o inflamaciones del intestino. Por ello es necesario la ingestión de los alimentos que contienen estos microorganismos.