dimecres, 16 de març de 2011

LA CATASTRÓFICA RADIACIÓN

Hoy en día nos exponemos a radiaciones casi a diario. Sin embargo, estas radiaciones no son del todo nocivas ya que nuestra exposición no es permanente y las sufrimos en casos puntuales y en baja cantidad como  en una radiografía, fisioterapia, ... Pero sabemos que estas mismas radiaciones llevadas al extremo pueden ser tóxicas y peligrosas para el organismo.



Este problema lo hemos visto acentuado estos días con la catástrofe japonesa y por eso he creído interesante conocer un poco más sobre este suceso que no ha hecho más que comenzar un dominó de problemas.

Aquí podéis leer la notícia entera.



Dando por conocida la catástrofe en Japón, el tsunami y el problema de los reactores de las centrales nucleares empezamos con el problema a nivel salud: la radiación.

La situación hasta el momento no ha sido catalogada como peligrosa y que no presenta riesgo de suponer problemas en la próxima década.

Hasta 100 mSv no hay problemas de exposición a radiación ( tenemos que tener en cuenta que una radiografía supone entre 2-3 mSv). Pero a partir de este nivel la exposición a radiación continuada puede suponer aumento de probabilidades de padecer cáncer. En la central nuclear japonesa han sido registradas radiaciones de 0'6 mSv fuera del radio establecido ( dentro de este radio de hasta 400 mSv).



Estas radiaciones afectan a las células del desarrollo y, por ese motivo, los niños y adolescentes son el mayor grupo de riesgo. Los problemas que puede suponer la radiación son quemaduras en la piel, cáncer como ya he dicho antes, problemas oculares, problemas reproductores y en caso de afectar a mujeres embarazadas podría o afectarles provocándoles el aborto o fetos con malformaciones. Tambiñen habría una disminución de glóbulos blancos y , por tanto, de defensas haciendo la sociedad vulnerable a infecciones y la glándula tiroides. La glándula tiroides es la más protegida ya que se han empezado medidas como suministro de yodo para evitar crearle problemas.



Aunque numerosos organismos como la OMS aseguren que la peligrosidad de la radiación es baja después del ver el diagnóstico médico tras la exposición continuada podemos ver que el problema es existente y que su gravedad és máxima.
Que los problemas que se le ha presentado a la sociedad nipona supondrá una búsqueda de mejoras en todo el mundo ( tanto a nivel nuclear, como ante terremotos o tsunamis y como a nivel científico buscando soluciones a la radiación).