diumenge, 24 de febrer de 2013

Creación de la página web "My child is in pain"


Normalmente, cuando un niño sufre una cirugía, los padres dependen de los médicos y enfermeras para obtener consejos sobre cómo preparar y apoyar a los niños durante el procedimiento de ésta. Pero una vez que el niño llega a casa, los padres pueden quedarse desorientados sobre que hacer para que sus hijos resistan mejor al dolor.

"My child is in pain" es un nuevo sitio web creado por la doctora Linda Franck, que pretende llenar ese vacío de información y dar a los padres pautas a seguir después de un tratamiento médico.


La doctora afirma que: "Hay muy pocos recursos formales para que los padres aprenden a saber si su hijo está sufriendo dolor y lo que pueden hacer para aliviarlo,"

La investigación de Franck ha demostrado que más del 90 por ciento de los niños tienen dolor dos días después de cualquier cirugía y hasta un 25 por ciento tiene dolor cuatro semanas después. Los niños con dolor postoperatorio también son más propensos a tener comportamientos problemáticos como no dormir, no comer o un estado de ansiedad.

El sitio web se sirve de vídeos, textos y  ilustraciones para ayudar a los padres a entender cómo los niños responden al dolor y les guía para saber si su hijo tiene algún malestar, proporciona información detallada y consejos prácticos sobre algunas de las cosas sencillas pero eficaces que pueden hacer para confort eficaz y manejar el dolor de sus hijos...

Me parece una buena medida porque puede servir de referencia a muchos padres en un caso de emergencia, pero por otra parte un tanto sobreproteccionista, ya que quizás su utilización sea excesiva y pueda acarrear padres obsesivos que intenten seguir siempre el guión al pie de la letra.

Fuente: http://www.ucsf.edu/news/2013/02/13542/new-website-helps-parents-manage-childrens-pain-after-surgery

1 comentari:

Patricia Ibáñez Marín ha dit...

Me parece que la creación de esta página web puede ayudar mucho a los padres, ya que, la mayoría no saben como lidiar con los posibles dolores que pueden llegar a causar las cirugías, ya sea por pánico o por sobre protección y, además, en muchas ocasiones los niños no saben expresar el tipo de dolor o la parte en la que lo sufren y, puede llegar a asustar más por desconocimiento que por el propio dolor en sí pero, esta web debe tomarse sólo como algo orientativo y no, como un manual que hay que seguir en cualquier circunstancia.