diumenge, 24 de febrer de 2013

Una enzima mutante utilizada como pila


Puedes encontrar la noticia completa en la web de CSIC
La lactasa es una enzima con gran capacidad de oxidación. Los electrones los coge del oxigeno del aire y como subproducto crea moléculas de agua. En una nueva investigación llevada a cabo por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha logrado crear una versión mutante de esta enzima capaz de oxidar y reducir incluso en el torrente sanguíneo, cuyas condiciones ambientales son muy duras a causa del pH sanguíneo y de la elevada composición de sales.
Este mutante sería utilizado como elemento de una bacteria que genere una corriente suficiente para hacer funcionar dispositivos nanoscópicos en los vasos sanguíneos. Los científicos encargados la reciente investigación han calculado que la actividad en sangre de la lactasa mutante es 42.000 veces mayor que la de la lactasa natural.

Cuando la lactasa mutante está inmovilizada en el cátodo de una nanopila toma los electrones procedentes del ánodo, donde otra enzima oxida la glucosa sanguínea. De este modo se produce una corriente eléctrica continua que permite la generación de la potencia necesaria para que todo el dispositivo funcione.
El objetivo es hacer funcionar nanochips que, de forma inalámbrica y en tiempo real, den información a los hospitales sobre la concentración de diferentes sustancias en la sangre de un paciente como podrían ser el oxigeno, la glucosa o la insulina.
La investigación sigue en curso y están tratando de ampliar el rango de actuación a otros fluidos del cuerpo humano. Este intercambio instantáneo de información puede ser muy beneficioso al disminuir el periodo de tiempo entre la aparición de la anomalía en la sangre y la actuación médica.

1 comentari:

Neus Selma ha dit...

Aquesta és una notícia bastant interessant. Pense que amb aquesta innovació es podran salvar moltes més vides.