dissabte, 16 de febrer de 2013

El uso de la fuerza para revertir las células cancerosas

Noticia de Noticias de la Ciencia

Ha sido demostrado que las fuerzas mecánicas revierten y detienen el crecimiento desmesurado de células cancerosas, aunque permanecen las mutaciones genéticas responsables de  la malignidad. Respecto a las células cancerosas del cáncer de mama, si se aprietan vuelve a tener un crecimiento habitual. Un equipo en Berkeley ha verificado que el tejido es sensible a acciones mecánicas ejercidas desde el entorno en las etapas del crecimiento y desarrollo, mediante esta compresión vuelven a su estado corriente.
En una mujer, el tejido mamario crece, se encoge y se desplaza según los cambio en su ciclo reproductivo. Fue realizado un experimento que demostraba que una célula maligna no está condenada a forjar un tumor, sino que su destino depende de su interacción con el microambiente circundante. Esta investigación mostró que  la manipulación de este ambiente, mediante la introducción de inhibidores bioquímicos, podía hacer que células mamarias mutadas pasaran a comportarse de forma usual. Hace tiempo que se sabe que la fuerza física puede influir en nuestros cuerpos, como es el caso de levantar pesas, que nos proporciona un crecimiento de nuestros músculos. Así se demostró que la  fuerza física puede intervenir en el crecimiento, y reversión, de células cancerosas. En los estudios con células mamarias cancerosas producidas en el laboratorio, se consiguió que dichas células regresaran a un fenotipo normal al ser sometidas a una fuerza de compresión aplicada por una cámara elástica. Esta "reversión fenotípica" se logró sin usar agentes farmacológicos. Dejaron de crecer aunque no se estaba aplicando ya la fuerza de compresión. Uno de los científicos sostiene que las células malignas sólo necesitan las señales correctas para volver a su crecimiento conveniente.

En lo que respecta mi opinión, creo que este estudio aunque sea un pequeño paso, a la larga será importante ya que poco a poco se va avanzando para suprimir esa enfermedad que afecta a un número muy elevado de personas, el cáncer.  Aunque los investigadores no tengan una solución definitiva para el cáncer, se sabe al menos que mediante el uso de la fuerza las células cancerosas vuelven a su crecimiento inicial. Y así con este pequeño descubrimiento servirá como base para nuevas investigaciones y explorar en relación con las moléculas y estructuras que podrían ser objetivos de terapias específicas