dissabte, 23 de febrer de 2013

Los niños que padecen acoso escolar podrían desarrollar un trastorno de ansiedad de mayores

Según un estudio publicado en Jama Pschiatry de la Duke University Medical Center situada en Durham, Estados Unidos, el 24% de la población que sufrió acoso escolar durante su infancia han padecido un trastorno de ansiedad frente al 6% que no lo sufrió y, además, los niños que contaron que habían sufrido este acoso podrían estar más predispuestos a ser diagnosticados por ataques de pánico, depresión o incluso podrían ser propensos a considerar el suicidio como opción.


William Copeland, director del estudio, declaró que lo que más le había sorprendido de dicha investigación fue que era impresionante la gran memoria emocional que tenemos los humanos, tanto los agredidos como los agresores.

Para el estudio se encuestó a 1420 jóvenes de Carolina del Norte sobre su experiencia con el acoso cuando tenían entre 9 y 16 años, luego se evaluó su comportamiento a sus 26 años y, dicha encuesta reveló que 1 de cada 4 habían sido acosados y 1 de cada 10 habían sido acosadores.



Los investigadores descubrieron que los jóvenes que habían sido acosados tenían una mayor probabilidad de padecer algún tipo de trastorno psiquiátrico y, en especial los que habían acosado a otros jóvenes tenían una mayor probabilidad de padecer un trastorno de personalidad antisocial, es decir, de ser apáticos y maltratar a los demás tanto psicológica como físicamente.

En mi opinión, es un estudio muy revelador que debe ser utilizado como demostración del gran problema que es el acoso escolar y para poder tomar más medidas al respecto, ya que, creo que en la mayoría de ocasiones no se toma lo suficientemente en serio dicho problema.

Noticia

Imagen1

Imagen2


2 comentaris:

Adara García Gutiérrez ha dit...

Me perece una noticia muy interesante. El acoso escolar es un problema muy grave al que no se le da apenas importancia, ya que puede producir problemas en los jóvenes que se sienten acosados y no se pueden relacionar de la misma manera con su entorno y les puede producir depresión, además como demuestra este estudio también puede producir problemas muy serios años más tarde de producirse el acoso. Se debería hacer algo para reducir el acoso en la escuelas, ya que la depresión es un problema muy serio, al que no se le da la importancia que merece y que a veces puede ser peor que cualquier otro tipo de problema físico.

Beatriz Gil ha dit...

Me ha parecido interesante que este las situaciones que se pueden sufrir desde pequeños puedan influir tanto en nuestra manera de ser al crecer. Esta claro que el acoso escolar es tema muy peliagudo, ya que es una agresión psicológica a un niño en crecimiento y hay que acabar con ello, ya no sólo para evitar la marginación social sino por su salud en un futuro.