dimecres, 21 de maig de 2008

Cáncer y congelación de ovarios

La extracción y conservación de tejido ovárico para preservar la fertilidad en un futuro es una solución para mujeres jóvenes que deben someterse a quimioterapia por un cáncer, con la posibilidad de perder la fertilidad. Sin embargo, los investigadores alertan del riesgo de que el tejido ovárico extraído también esté afectado por el cáncer, lo que hace necesario descartarlo mediante las pruebas más avanzadas disponibles cuando la mujer, ya curada, solicite el autotrasplante para poderse quedar embarazada.
La conservación de tejido ovárico congelado durante años para luego poder recuperar la fertilidad perdida por la radioterapia o la quimioterapia es una técnica considerada todavía como experimental. No obstante, los avances conseguidos en los últimos años ,hacen que muchas de mujeres recurran a ella en la actualidad como seguro para el futuro. Investigadores israelíes han estudiado a casi 60 mujeres jóvenes afectadas de distintos tipos de cánceres de la sangre (leucemias y linfomas) e indican el proceso que se ha de seguir para evitar el riesgo de que la paciente recupere el cáncer cuando reciba el trasplante, es decir, que el remedio a la infertilidad sea peor que la propia infertilidad.
Ya antes de extraer el tejido ovárico para su congelación es preciso descartar la presencia de tumores en la pelvis o de otras patologías en los ovarios, con pruebas de diagnóstico por imagen.

Más información aquí.