dimarts, 20 maig de 2008

LAS VENTAJAS DE LA REPRODUCCIÓN SEXUAL Y DE LA DIPLOIDÍA.

La reproducción asexual genera individuos genéticamente idénticos, lo que se denomina un clon; en cambio, la reproducción sexual genera individuos diferentes entre sí. La variabilidad de la descendencia, si bien comporta la aparición de algunos individuos como menor capacidad de supervivencia que sus progenitores, significa un ventaja para la especie ya que permite que, ante un cambio impredecible en las condiciones ambientales, existan algunos individuos con capacidad de sobrevivir y así continúan la especie. Por ello son escasas las especies que no presentan alguna vez reproducción sexual, aunque sea tras muchas reproducciones asexuales.

La reproducción sexual sólo presenta dos desventajas respecto a la reproducción asexual. Una es que si el ambiente permanece invariable, lo mejor es generar individuos idénticos a los progenitores, ya que éstos ya están perfectamente adaptados. La otra es que si la reproducción se realiza a partir de dos individuos de distinto sexo, esto comporta dificultades de que se logren encontrar, del emparejamiento, de la fecundación y del desarrollo embrionario.

La diploidía es ventajosa sobre la haploidía dado que, como los seres diploides disponen de dos genes para cada uno de los caracteres, si uno de ellos es incorrecto, el otro lo puede compensar.

Se supone que en un principio las especies fueron unicelulares, haploides y con reproducción asexual por mitosis. Luego debieron iniciarse los procesos de intercambio de material genético, similares al intercambio de micronúcleos de los actuales protozoos ciliados. Esto seguramente llevó a la diploidía mediante la fusión de los citoplasmas. En un principio debía producirse inmediatamente después de la formación del cigoto diploide, en el ciclo haploide. Posteriormente, se debió alargar el estado diploide, apareciendo el haplodiploide. Finalmente, el estado diploide dura toda la vida y la mitosis sólo se produce para generar las células reproductoras, el ciclo diploide.
VIOLETA PITARCH MARÍN.