dilluns, 19 de maig de 2008

El Congreso deroga el trasvase del Ebro y ratifica el del Júcar-Vinalopó


El Gobierno logró ayer los respaldos necesarios en el pleno del Congreso para aprobar su reforma del PHN que supone la derogación del trasvase del Ebro, la tramitación como ley del Plan Agua y una nueva ratificación de la construcción del Júcar-Vinalopó que ayer recibió el visto bueno del Parlamento.

Al margen de las circunstancias plenamente politicas , el texto aprobado incluye varias mejoras en inversiones para diversas comarcas del sur de Valencia y de Alicante a fin de construir infraestructuras para aumentar el aprovechamiento de la cuenca del Júcar.

Al finalizar la sesión plenaria todos los grupos, excepto el PP, mostraron su satisfacción sobre todo en lo relativo a la supresión del trasvase del Ebro. La ministra Narbona aseguró que «esta ley ha recibido un respaldo muy numeroso en el trámite parlamentario. Es un proyecto para el futuro, mientras el PP insiste en mirar al pasado».

Pese a que la enmienda relativa al Júcar-Vinalopó no llegó a votarse, la ministra insistió en que «quedarán garantizados los caudales ecológicos de este río y de la Albufera. Se trata de un proyecto que este Gobierno se encontró ya en marcha y que con toda seguridad no hubiésemos promovido», reiteró.

Por otra parte parte, la diputada valenciana del PP María Ángels Ramón-Llin calificó como «escalada de despropósitos por presión de los socios del PSOE» el proyecto aprobado y aseguró que «cuenta con respaldo político pero no con el respaldo social». El proyecto aprobado ayer irá ahora al Senado y a finales de junio, definitivamente, será ratificado por la Cámara baja.



Noticia