dijous, 26 de febrer de 2009

El calado de la dársena sur aumentará en el 2010


Las obras de dragado de las aguas de la dársena sur, así como del canal de acceso a la misma, permitirán que el nuevo recinto portuario pueda estar "operativo al 100%" a principios del próximo año, tal y como ya ha venido anunciando el presidente de la Autoridad Portuaria de Castellón, Juan José Monzonís.



De esta manera, los responsables de PortCastelló esperan que "en dos o tres meses" se pueda iniciar esta actividad extractiva del fondo marino. El plazo marcado por los dirigentes concuerda con la fecha de apertura de las ofertas que concurran a la licitación de las obras, que se tuvo lugar en las oficinas de la Autoridad Portuaria del Grao del pasado día 7 de febrero, tal y como recoge el anuncio que el Boletín Oficial del Estado (BOE) publicó el 22 de diciembre.

En el mismo documento se especifica el presupuesto base de licitación, de 20.013.939,41 euros, con una garantía provisional de 400.278,79. Asimismo también se define el carácter de las obras, que consistirán en el "dragado del canal de entrada y de la dársena sur para facilitar las maniobras de acceso y de salidas de los buques del puerto".

Así las cosas, según reconoció a Mediterráneo el director de la Autoridad Portuaria, Roberto Arzo, se espera llevar a cabo el grueso del dragado "durante los meses de verano", debido a que es en este periodo cuando el mar reúne mejores condiciones para el trabajo, ya que el número de temporales y de marejadas disminuye considerablemente.

Para los meses siguientes quedarían las labores en las aguas comprendidas entre los muelles de la dársena sur, debido a que en otoño se podrá trabajar con normalidad en el recinto, suficientemente resguardado por el dique de protección de la bocana, actualmente en obras de prolongación, como reconoció Monzonís. De concretarse estas fechas se conseguiría recortar los plazos de ejecución para el dragado que recoge el BOE (Boletín Oficial del Estado), que son de 44 meses.

Con las obras se tratará de alcanzar una profundidad de calado "de 16 metros en la dársena y de 17 en el canal de acceso", en palabras de Arzo. De esta manera, se conseguirá así acoger a los buques de mayor capacidad de la historia del puerto de Castellón, una necesidad demandada por las empresas que actualmente se están instalando en el nuevo recinto portuario. Con esta acción, y la finalización de las obras de las firmas concesionarias para la actividad en los muelles, prácticamente se habilitará toda la dársena sur, "excepto el muelle de costa, que es una reserva para el futuro", como indicó el presidente de PortCastelló.

1 comentari:

Ana González ha dit...

Esta claro que toda zona necesita adaptación a las necesidades, como es el caso del puerto de Castellón, debido al auge de la industria en la zona de los últimos años.
Pero en muchos casos, estas reformas pueden suponer un peligro medioambiental. Esta claro que la modificación de la zona, su adaptación y ampliación son necesarios para proseguir con el desarrollo, pero siempre se pueden realizar las adaptaciones teniendo en cuenta los factores ambientales, los ecosistemas que en esta habitan para conseguir un equilibro que no altere nuestra fauna y flora autóctonas. Esperemos que el caso del puerto de Castellón consiga este equilibrio.