dimarts, 24 de febrer de 2009

Nanopartículas calentadas mediante ondas de radio matan células destruyendo su ADN
Una publicación reciente describió el uso de nanopartículas,una partícula microscópica con por lo menos una dimensión menor que 100 nm, de cobalto ferromagnético recubiertas de carbono, grafíticas para matar las células que crecen en cultivo de tejidos, lo cual es el primer paso para adaptar la técnica para destruir las células de cáncer en humanos.


Investigadores de la Universidad de Arkansas (Little Rock, EUA) usaron una técnica de deposición de vapor químico catalítico para sintetizar nanopartículas de cobalto ferromagnético recubiertas de carbono, grafíticas (C-Co-NP) con diámetros de alrededor siete nanómetros. Usaron difracción de rayos X y espectroscopía de fotoelectrones de rayos X para mostrar que las nanopartículas dentro de las corazas de carbono se conservaban en el estado metálico.
Posteriormente, usaron imágenes de microscopía de fluorescencia y espectroscopía Raman para mostrar que las nanopartículas penetraban efectivamente la membrana plasmática celular de células HeLa cultivadas, tanto dentro del citoplasma como en el núcleo.

Los datos publicados en octubre de 2008 de la revista Nanotechnology revelaron que la radiación baja de radio frecuencia (RF) de 350 kHz, inducía calor localizado en las nanopartículas metálicas lo cual disparaba la muerte de las células HeLa, un proceso que se encontró dependiente del tiempo de aplicación de la RF y la concentración de nanopartículas. Los análisis de electroforesis en gel del ADN, de las células HeLa, después del tratamiento con RF mostraron fragmentación masiva del ADN, lo cual demuestra que la aplicación localizada de calor inducía el daño en el ADN y la desintegración de la membrana del núcleo.

El investigador argumentaba; “Hemos demostrado que el uso de una combinación de frecuencia baja, radiación de radiofrecuencia de bajo poder - con una gran capacidad de penetración en el tejido humano - con nanopartículas grafíticas-magnéticas, podría ser un medio excelente para elevar la temperatura a nivel celular sobre el límite necesario para la fragmentación del ADN o la desnaturalización de las proteínas”, dijo el autor principal, Dr. Alexandru Biris, profesor asistente de ciencias aplicadas en la Universidad de Arkansas.

Este nuevo avance en la ciencia es inovador y bueno para la curación y prebención de malaltias que se desarrollen en el futuro ya que el resultado de esta tecnica es la muerte de las células. Esta técnica es menos invasiva y posee mayor eficiencia para atacar células localizadas. También tiene el potencial de reducir los efectos secundarios asociados con las terapias tradicionales para el cáncer.