dimecres, 25 de febrer de 2009

El poder de dividir, las células madre



Las células madre pueden suponer el inicio de una nueva era en la medicina, en la que sea posible la curación de enfermedades hasta ahora mortales con tejidos y órganos hechos a medida. Pero quizá la ciencia tenga que dejar que sea la política la que decida si esa esperanza se hará realidad.




CÉLULAS MADRE EMBRIONARIAS

Dos fuentes de embriones
La mayoría de las células madre embrionarias usadas en investigación se extraen de embriones creados por fecundación in vitro. Los científicos están trabajando para obtener células de embriones producidos por clonación terapéutica -o transferencia nuclear-, que consiste en extraer el núcleo de un óvulo y sustituirlo por el núcleo de otra célula, por ejemplo, de una célula cutánea. En ambos casos, al cabo de cinco días se transfiere la masa celular interna del embrion a una placa de laboratorio tapizada con células nutritivas. A medida que proliferan, las células son transferidas a nuevas placas de cultivo. Tras muchos meses, si las células madre originales han producido millones de células sanas sin iniciar la diferenciación en células especializadas, se las considera una línea de células madre embrionarias, capaz de reproducirse indefinidamente.

Convertir células en medicinas
La capacidad de las células madre embrionarias de convertirse en cualquier tipo de célula, denominada pluripotencialidad, es a la vez una ventaja y un tormento para los científicos, que primero deben impedir que las células extraídas maduren y después tienen que moldear su identidad para adaptarlas a las necesidades de los pacientes. Uno de los mayores retos de este trabajo es controlar y dirigir la diferenciación celular. ¿Cuál es el secreto de la naturaleza para decirle a una célula madre que forme sangre, piel o tejido hepàtico?
Complejas combinaciones de factores de crecimiento y señales químicas y genéticas dirigen este proceso, y hasta que los científicos no lo conozcan bien y aprendan a convertir las células madre embrionarias en neuronas o en tejido hepático, los tratamientos no podrán aplicarse a los humanos.


CÉLULAS MADRE ADULTAS

¿Dónde han sido halladas?
En sitios como: el cerebro, la sangre, la córnea, la retina, el corazón, el tejido adiposo, la piel, la pulpa dental, la médula ósea, los vasos sanguíneos, la musculatura esquelética, los intestinos y el cordón umbilical.

Una célula más madura
El organismo adulto tiene pocas células madre en muchos tejidos y órganos, donde permanecen aletargadas hasta que son activadas por una lesión o una enfermedad. A diferencia de las células madre embrionarias, no se ha demostrado que las adultas sean capaces de transformarse en todos los tipos de células, y tal vez sólo puedan originar las que corresponden a su tejido de origen. Así, una célula madre adulta del cerebro puede convertirse en una neurona o en una célula glial, pero no en una célula ósea o hepática. Las células madre del cordón umbilical sólo producen células sanguíneas, pero recientemente se ha observado que el tejido del cordón contiene células mesenquimales capaces de generar cartílago y hueso.
Las células madre adultas son menos abundantes y más difíciles de cultivar que las embrionarias, pero se necesitan grandes cantidades para los tratamientos.


INDICIOS DE PROGRESO

Hasta ahora sólo los tratamientos con células madre adultas han sido probados en pacientes humanos, aunque progresa la investigación con células embrionarias, a la vez que la búsqueda de tratamientos para múltiples enfermedades. "Es el siglo de las células", declara Douglas Melton. Los resultados apuntan a una transformación de la medicina. Algunas novedades son:

  • enfermedades cardiovasculares: se cree que las células madre adultas de la médula ósea inyectadas en las arterias del corazón mejoran la función cardíaca de las víctimas de accidentes cardiovasculares o fallo cardíaco.

  • leucemia y otros tipos de cáncer: en varios estudios, pacientes de leucemia tratados con células madre de la médula ósea y de la sangre del cordón umbilical se curaron del todo. Las células madre sanguíneas también han hecho que remitan el linfoma no Hodgkin y los cánceres pancreáticos y de ovarios en algunos pacientes.

  • artritis reumatoide: las células madre adultas pueden ser útiles para la reparación del cartílago erosionado. En pruebas con humanos, el dolor articular disminuyó en algunos pacientes después del tratamiento celular, y algunos también respondieron mejor al tratamiento con fármacos.

  • enfermedad de Parkinson: algunos investigadores creen que la mejor vía para reducir los síntomas neurológicos sería conseguir que las propias células madre nerviosas del paciente maduraran y se transformaran en las células productoras de dopamina necesarias para tratar la enfermedad.

  • diabetes de tipo I: se está investigando en la manera de inducir a las células madre embrionarias a transformarse en islotes pancreáticos que segregan insulina. Los recientes resultados conseguidos utilizando proteínas para estimular la diferenciación podrían acelerar el progreso.

Vídeo sobre las células madre, muy interesante.

Información extraída del National Geographic.

2 comentaris:

Belén ha dit...

Rafa no se perque s'ha copiat dues vegades el vídeo, només tenia que estar el del final del post. Ho sent!

Belén ha dit...

problema solucionat ! =)