dimecres, 25 de febrer de 2009

El cáncer de testículo es el tumor más habitual entre los españoles


Cada año se diagnostican en España entre dos y tres nuevos casos de cáncer de testículo por cada 100.000 habitantes, siendo el tumor más frecuente entre los jóvenes de entre 18 y 35 años, según los últimos datos presentados.


A pesar de que su incidencia en el total de la población es "relativamente baja" en comparación con otros tipos de cáncer, como el de pulmón o el de mama, se trata de un tumor que afecta a varones muy jóvenes, en edades en las que la incidencia de tumores malignos es pequeña y cuando se encuentran en plena etapa reproductiva.

Los avances en el tratamiento han hecho posible que la supervivencia del tumor de testículos sea bastante alta, consiguiéndose la curación entre el 80 y el 90 por ciento de los casos.


De hecho, incluso en los tumores con peor pronóstico, la tasa de curación se sitúa en torno al 60 por ciento.

Esto se debe a la detección precoz que tiene este tumor. Sin embargo, los urólogos insisten en que, para favorecerla, se debería fomentar más la autoexploración testicular como "la mejor y única forma de realizar un diagnóstico precoz", pidiendo que "ya desde los colegios se debería informar y enseñar a los niños a autopalparse para detectar un posible bulto en la zona testicular".

El factor de riesgo que presenta una relación más clara con el desarrollo de este tumor es la falta de descenso de los testículos al escroto (criptorquidia). Se calcula que en el 3 por ciento de los niños los testículos no descienden, mientras que cerca del 14 por ciento de los casos de tumor testicular se da en varones con historias de criptorquidia.

En general, se trata de un problema congénito, que se diagnostica en el momento de nacer y tiene solución con tratamiento quirúrgico o médico. La falta de descenso en uno de los testículos multiplica de 3 a 5 veces la posibilidad de desarrollar un tumor respecto al testículo que ha descendido.


RELACIONADO CON LA INFERTILIDAD.
El otro factor de riesgo está relacionado con la infertilidad del varón. Aquellas personas que por causas genéticas no son fertiles tienen una mayor probabilidad de desarrollar un cáncer de testículo. En los casos en que se desarrolla este tumor en pacientes con problemas de fertilidad se suele realizar una crioconservación del semen. Esta medida puede beneficiar a los varones jóvenes en edad fértil, ya que muchas veces el tratamiento con quimio o radioterapia conlleva una pérdida temporal o definitiva de la fertilidad.
notícia sacada de national geographic

1 comentari:

Paula González ha dit...

El mayor problema de esto es el tema "tabú".
Por mucho que se nos desarrolla la sociedad sigue pareciendo que hablar de sexo o los órganos mismos, es algo fuera de tono. Al menos la juventud esta cambiando esto aunque aun hay algunos problemillas...
Como es el orgullo de los hombres... Desde los más jóvenes parecen querer aparentar mucho en relación con su órgano y muchos no quierer ni oir hablar de una revisión del tipo que sea... (Madre de Dios!!! Un tacto rectal!!!).
Creo que el primer paso para mejorar esto es concienciar de la normalidad del tema para fomentar revisiones y mejorar todavía más la detección precoz.