divendres, 21 de novembre de 2008



118 días sin corazón



Zhana Simmon con solo 14 años ha vivido 118 días sin corazón, el cuál había sido sustituido por dos bombas, ya que tras sufrir una cardiomiopatía su corazón se había debilitado y alargado provocando un mal funcionamiento de éste en su manera de bombear la sangre.
Éste no es el primer caso en que se consigue alargar la vida de una persona, pero es la primera vez que se le aplica a una niña tan pequeña. Normalmente a los niños se les implanta un dispositivo de corta duración (VAD o Dispositivo de Asistencia Ventricular) que es externo, pero como ya presentaba un cuerpo de adulto y como había rechazado el primer transplante de corazón a los dos días de recibirlo, los médicos decidieron extraérselo y mientras Zhana Simón se recuperaba, optaron por implantarle el corazón artificial.
Ahora que ya le han implantado el nuevo corazón y su pronóstico es bueno, los médicos no descartan la posibilidad de que en los 12 o 13 años posteriores a la operación tenga que recibir un nuevo corazón.
Para ella esta experiencia le resulto bastante aterradora, ya que nunca podía estar segura del buen funcionamiento de este dispositivo, además de que se sentía como una persona de mentira.




Para leer el texto pincha aquí

1 comentari:

Cristina ha dit...

He visto el video que hay junto a la noticia y a la pobre chica que se emocionaba. Normal, habrá tenido que ser muy duro para ella con esa edad saber que dependes de unas bombas que impulsan tu sangre porque no tienes corazón...
No sabía que existia esta práctica y me ha parecido interesante y más ahora si se le puede practicar a niños, puede salvar muchas vidas porque a edades tempranas no debe ser tarea fácil encontrar organos de donantes y más si se da la problematica del rechazo.