dimarts, 25 de novembre de 2008

La roca que convierte CO2 en cuarzo!!!


La peridotita, una roca abundante en el desierto de Omán, reacciona ávidamente con el CO2 para formar caliza o mármol. La posibilidad de transportarla hasta las factorías energéticas para absorber sus emisiones se ha descartado por su alto coste, pero ahora se abre camino la idea contraria: llevar el CO2 hasta la roca y bombearlo a su interior. La peridotita de Omán, según los últimos cálculos, puede absorber 4.000 de los 30.000 millones anuales de toneladas de dióxido de carbono que producimos, más o menos la octava parte de lo que emiten en el mismo periodo las industrias y medios de transporte de todo el mundo.


La peridotita es la roca mayoritaria del manto, la capa que subyace a la corteza terrestre a profundidades mayores de 20 kilómetros. Pero los movimientos tectónicos han hecho aflorar tramos de manto -con unos cinco kilómetros de largo- en algunos lugares de la superficie terrestre, como el desierto de Omán, Papúa Nueva Guinea, Nueva Caledonia y las costas de Grecia y la antigua Yugoslavia.


Los cálculos de Peter Kelemen y Juerg Matter, de la Universidad de Columbia en Nueva York, no son producto de una revolucionaria tecnología de teledetección, sino de un lustro de anticuada geología de campo en el desierto de Omán. Kelemen y Matter han descubierto que la reacción de la peridotita con el CO2 ocurre continuamente de forma natural en el subsuelo. Y que unos simples métodos de taladro en la roca e inyección del gas pueden acelerarla un millón de veces y convertirla en un método barato y permanente para almacenar CO2 atmosférico.


Una de las ventajas del proceso de inyección, afirman los científicos, es que estaría en gran parte autoalimentado. Habría que gastar energía en meter el gas a presión en el agua, y en calentar ese fluido para inyectarlo por primera vez en la roca. Pero una vez arrancado, el ciclo se mantiene por dos fuentes internas de calor: el geotérmico (del subsuelo) y el derivado de la reacción de la peridotita con el CO2.

3 comentaris:

Belén ha dit...

Bona notícia Sandra, crec que seria una bona idea fer això que comenta el post de, en compte de transportar la roca a les fàbriques(cosa que seria massa cara) seria molt més útil portar el CO2 fins a aquestes roques i bombejar-lo al seu interior. Es tracta de reduïr el diòxid de carboni de la nostra atmòsfera que a poc a poc (i per culpa de la intervenció humana) ha anat augmentant considerablement. Com més mesures trobem millor!

bmonfortg ha dit...

Sandra m'agradat molt la teu noticia ,ja que es molt interesant. Una pedra absorbint co2 lleva una cosa que es perjudicial en el medi i per aixo fa molt de bé per a tots els essers vius .

Francisco Rambla ha dit...

Noticia vàlida per al teu dossier.