dilluns, 3 de novembre de 2008

Criaturas vivas a 7,7 km de profundidad


Un equipo de científicos británicos y japoneses han filmado criaturas vivas a 7.700 metros bajo la superficie del Océano Pacífico, una profundidad nunca alcanzada hasta ahora por las cámaras y en la que los científicos no esperaban encontrar semejante bullicio de vida.

En las imágenes, tomadas en la fosa del Japón mediante cámaras sumergibles capaces de resistir la enorme presión, se puede observar un grupo de Pseudoliparis amblystomopsis peleándose por un poco de comida, un pez que nunca había sido visto con vida.

Los científicos Alan Jamieson y Monty Pride no se imaginaban la existencia de tantos peces a esa profundidad y menos se esperaban su comportamiento. A pesar de la oscuridad y de la presión, estos peces se comportan de una manera mucho más sociable que la observada en las criaturas abisales. Las imágenes (a continuación) muestran grupos socialmente activos, que podrían ser familias, que se alimentan de pequeños crustáceos y que viven tranquilamente en uno de los lugares más extremos de la Tierra.

“La zona de la muerte”

Este tipo de peces, denominados peces caracol (de la familia de los Liparidae), miden alrededor de 30 cm y viven únicamente por debajo de los 6.000 metros de profundidad, una zona con temperaturas muy bajas y en la que no penetra ni un rayo de luz.

La zona hadopelágica o Hadal(término que remite al Hades griego y que podría traducirse como “lugar de la muerte”) incluye las aguas y fondos marinos por debajo de la zona abisal. La presión que ejerce el agua a esta profundidad supera las 700 atmósferas y alcanza valores equivalentes al peso de 1.600 elefantes sobre el techo de un coche.

Para llegar hasta su objetivo, las cámaras sumergibles tardaron cinco horas en recorrer los casi 8 kilómetros de profundidad y permanecieron durante dos días en el fondo.

Los científicos del proyecto HADEEP, creado por las universidades de Aberdeen y Tokio, estudian desde el año 2007 los seres que sobreviven en condiciones tan extremas de ausencia de luz y escasez de alimentos. Ahora están convencidos de que hay más vida mucho más abajo.

Aquí tenéis un vídeo donde aparecen estos animales:

1 comentari:

Paz ha dit...

Desde luego parece increible que pueda haber vida a estas profundidades y con condiciones tan adversas, pero puede que sea en parte porque tendemos a pensar que somos "el modelo" y no es así, hay muchas mas criaturas con las que compartimos el planeta, aunque no las tengamos en cuenta. Creo que este tipo de descubrimientos deberían hacernos reflexionar sobre nuestra responsabilidad con nuestros vecinos y también sobre todo lo que nos queda por aprender y descubrir en este planeta que no deja de sorprendernos. Un post muy interesante.