dimecres, 12 de novembre de 2008

VUELVE EL AGUJERO DE LA CAPA DE OZONO

El agujero de la capa de ozono generado sobre la Antártida ha alcanzado el pasado 12 de septiembre un tamaño máximo de 27 millones de kilómetros cuadrados, suponiendo la quinta mayor extensión de las registradas por el satélite Auris de la NASA, pese a ello, el científico de la agencia apuntó que su tamaño es “moderadamente grande”.
Desde el año 2000, la cantidad de sustancias que destruyen el ozono se reducieron un3,8 siendo en el año 2006 el de mayor pérdida de ozono (40 millones de toneladas y 29,5 millones de kilómetros cuadrados).
Este agujero, registra un periodo estacional, que empieza a crecer en agosto y alcanza su máximo a finales de septiembre o principios de octubre. Su destrucción es devida al uso de productos químicos que emiten gases nocivos, como por ejemplo los clorofluorocarbonos (CFC) quienes son capaces de erosionar la franja de la atmósfera de modo que se facilita la entrada de rayos ultravioleta que golpean con más fuerza la atmósfera terrestre recalentándola y dejando a nuestra piel mucho más vulnerable.

Noticia publicada el 05/11/08 en ADN

2 comentaris:

Francisco Rambla ha dit...

Noticia vàlida per al teu dossier

Elena Martínez ha dit...

Muchas veces sentimos hablar del agujero en la capa de ozono como una de las consecuencias negativas que está provocando el cambio climático, debido al aumento del efecto invernadero. Pero en realidad, tenemos un concepto muy lejano de él, no somos lo suficientemente conscientes de su amplitud y de sus consecuencias. Para mí ha sido todo un impacto leer su tamaño, ya que con unos 29,5 millones de kilómetros cuadrados deja pasar a una gran cantidad de radiaciones ultravioleta que están provocando: la falta de oxígeno para todos los seres vivos, perdida de protección de los rayos solares (UVB) causando un desequilibrio total en nuestros ecosistemas.
Siempre viene bien conocer la verdadera realidad de los problemas que nos afectan para así ser un poco más conscientes de lo que “se nos viene encima” y actuar de tal modo para parar este posible desenlace.